• Regístrate
Estás leyendo: Ley de Seguridad Interior
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 19:12 Hoy

Ley de Seguridad Interior

Publicidad
Publicidad

Es urgente una ley que norme la actuación de la Fuerzas Armadas y que establezca las bases de una política pública de seguridad realizable y eficaz.

La iniciativa de la Ley de Seguridad Interior no reúne esos requisitos. Es ambigua y contradictoria. Además, deja lo más delicado a la interpretación que hagan autoridades no precisadas en la Ley.

La Ley no define su materia; dice que el objeto de la seguridad interior es preservar el orden constitucional, el Estado de Derecho, la gobernabilidad democrática y los derechos humanos. Obviamente, eso no define que es la seguridad interior.

Lo medular de la Ley es la Declaratoria de Afectación a la Seguridad Interior, porque ella permitirá y regulará la intervención de las Fuerzas Armadas en las entidades federativas.

Pero dice, con ambigüedades, que son afectaciones los actos tendientes a obstaculizar o impedir la seguridad pública; la violación grave de los derechos humanos y los delitos de lesa humanidad.

La ambigüedad de los casos en los que procede la Declaratoria de Afectación, permite toda clase de justificaciones para la intervención de las fuerzas de seguridad; máxime que no contiene los protocolos de actuación.

La Declaratoria se solicitará ante el secretario de gobernación por el presidente, los gobernadores, el jefe de la CDMEX, los congresos locales o el senado. El presidente emitirá el decreto de Declaración.

Jerárquicamente es una incongruencia que el presidente y el senado tengan que solicitar la Declaratoria al secretario de gobernación.

En mi opinión, la materia de la Ley debería de ser el homicidio, secuestro, trata de personas; y los delitos contra la salud, la seguridad nacional y la pública. Y de acuerdo a su incidencia y peligrosidad regular la actuación de las fuerzas de seguridad en la misma Ley.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.