• Regístrate
Estás leyendo: Homicidio culposo
Comparte esta noticia

Perspectiva Jurídica

Homicidio culposo

Ricardo Cisneros Hernández

Publicidad
Publicidad

Entre los principales daños colaterales generados por la violencia está el rompimiento del tejido social; evidente en la falta de solidaridad y sensibilidad social ante la muerte y el dolor de nuestros semejantes. La desaparición del entramado comunal provoca que nadie se estremezca ante las desgracias ajenas.

El Puente Villa Florida, de esta ciudad, fue clausurado por los daños que tiene; lamentablemente, un joven motociclista se mató al chocar con una barrera puesta para impedir el paso. Para los ciudadanos se trata de un accidente más; y la posibilidad de que haya sido causado por culpa de las autoridades no es suficiente para exigir el esclarecimiento.

En tanto, la preocupación visible del gobierno municipal es evadir la presumible culpa de sus empleados y su propia responsabilidad, declarando que la causa del accidente fue el exceso de velocidad del motociclista.

En este caso para determinar las causas del accidente deberá de tomarse en cuenta la velocidad permitida en esa carretera, y de acuerdo a ese dato establecer que medidas preventivas y de señalización debieron de instrumentarse para que los conductores reduzcan oportunamente la velocidad y eviten chocar con los obstáculos.

Si las medidas preventivas no fueron las adecuadas, las personas que directamente las ordenaron y, en su caso, quienes las ejecutaron físicamente pudieran ser responsables de la comisión del delito de homicidio culposo. El Código Penal dispone que se conduce con culpa quien realiza un hecho violando un deber de cuidado y causa un resultado que siendo previsible el responsable no previó.

Por otra parte, quienesordenaron directamente las medidas y los que las realizaron,así como el Ayuntamiento, en sí mismo, serían responsables de pagar la indemnización correspondiente. Al efecto, el Código Civil establece que los municipios están obligados a responder de manera solidaria por los daños que causen sus empleados o funcionarios en el ejercicio de sus actividades.

Las responsabilidades referidas serán procedentes a menos que se demuestre que hubo culpa o negligencia inexcusable de la víctima.

Cuando se causen daños a la población en sus personas o bienes por culpa de las autoridades, los gobiernos deberían de solidarizarse con las víctimas directas e indirectas, y con grandeza de miras pagar los daños causados. Esta sería una medida justa para restablecer la confianza y respeto en los gobernantes y para coadyuvar en la restauración del tejido social.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.