• Regístrate
Estás leyendo: Facebook y el libre albedrio
Comparte esta noticia

Perspectiva Jurídica

Facebook y el libre albedrio

Ricardo Cisneros Hernández

Publicidad
Publicidad

La manipulación de los datos personales que consigue Facebook a través de los perfiles y la información difundida en las redes, excede los ámbitos políticos y comerciales porque atenta contra el libre albedrio.

Lo que nos distinguen como seres humanos son la razón, el criterio para distinguir la realidad o irrealidad de las cosas, y el libre albedrio para decidir entre varias alternativas.

Lo contrario es el determinismo: doctrina que sostiene que el hombre no decide libremente, que todo lo que le sucede, piensa y hace son el resultado de causas ajenas a la voluntad humana.

Así, pues, el verdadero peligro es que a través de la recolección, clasificación y uso de datos se establecen los gustos, deseos, necesidades y creencias de grupos de individuos y se les infunden haciéndoles pensar que son decisiones propias y libres.

A Facebook le proporcionamos nuestros datos biográficos, fotografías, nombres de familiares y amigos, profesión, creencia, ideología política y actividades.

Con esa información, empresas como Cambridge Analítica, por medio de algoritmos saben todo acerca de los usuarios de las redes, y también mediante algoritmos diseñan propaganda y noticias personalizadas.

El uso político de los perfiles de Facebook, priva a los votantes del proceso solitario y reflexivo de decidir su voto; y hace que los candidatos no expresen sus convicciones, sino que digan lo que los ciudadanos quieren oír.

Kissinger lo plantea así: “La manipulación de la información reemplaza a la reflexión y a la sabiduría. Los sitios web manejan las decisiones que tomamos, inhibiendo así la facultad de razonar”.

El fundador de Cambridge Analytica, dijo que existe un mercado mundial de datos. Facebook se lleva la información gratis y la vende por mucho dinero a quienes con algoritmos controlan la vida.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.