• Regístrate
Estás leyendo: ¡Vergüenza olímpica!
Comparte esta noticia
Jueves , 16.08.2018 / 06:07 Hoy

Itinerario político

¡Vergüenza olímpica!

Ricardo Alemán

Publicidad
Publicidad

Conocedores del tema aseguran que la participación de México en los olímpicos de Río 2016 será uno de los mayores fracasos deportivos de la historia.

Además, dicen que el fracaso en la justa olímpica no es novedad para los verdaderos conocedores del deporte mexicano. ¿La razón?

Elemental: si no se trabajó suficiente y de manera adecuada en los tres años previos —los años de preparación para una justa olímpica—, nadie puede esperar buenos resultados en el año de las competencias.

Por tanto, los funcionarios deportivos, federativos y deportistas que prometieron medallas en Río 2016 engañaron a los mexicanos, ya que sabían que no se cumplió con los ciclos deportivos, además de que la selección de deportistas no fue adecuada y las mafias de las federaciones no rinden cuentas a nadie.

Pero el mayor escándalo del fracaso deportivo es Alfredo Castillo, director de la Conade, quien llegó a destruir lo rescatable del olimpismo mexicano. Es decir, se encargó de anular y destruir las carreras personales de éxito deportivo.

Y es que el olimpismo mexicano —igual que países no desarrollados— se construye no a partir de políticas públicas y financiamiento oficial. En realidad se trata de historias personales de esfuerzo y cultura de éxito que suelen recurrir al autofinanciamiento.

Y es que además del grosero uso personal del cargo y de llevar a su novia como parte de la delegación de deportistas —lo que retrata de cuerpo completo, talante y talento del señor Castillo—, la Conade es manejada como si se tratara de una sucursal de la AFI, de la Procuraduría de Justicia o la Profeco, en tanto los deportistas olímpicos se quejaron de un trato de delincuentes o como si fueran autodefensas de Michoacán.

Por eso la pregunta: ¿Alfredo Castillo está preparado para el cargo al frente de la construcción de deportistas de alto rendimiento? La respuesta, a todas luces, es negativa.

Y a pesar de las críticas por su inexperiencia en el deporte de alto rendimiento, Castillo no se rodeó de expertos, sino que llevó a la Conade a más de 200 colaboradores de la procuraduría mexiquense, la PGR, Profeco y Michoacán, ninguno con experiencia deportiva. Y para acomodar a los amigos de Castillo, la Conade despidió a decenas de trabajadores.

Castillo guerreó contra federaciones deportivas mexicanas y sus dirigentes para arrebatarles el control del olimpismo y ponerlo en manos del Estado. Para ello, intentó modificar la Ley de Cultura Física y Deporte para desconocer las atribuciones del Comité Olímpico Mexicano (COM) y el Comité Olímpico Internacional (COI), lo cual podría provocar que México sea expulsado del olimpismo.

Castillo se negó a reponer gastos del equipo mexicano de tiro con arco, cuando atletas debieron pagar el viaje al mundial de la especialidad, en el cual obtuvieron el primer lugar en mixtos. La medallista olímpica Aída Román —del equipo de tiro con arco— se quejó de que Castillo la trató “como delincuente”.

Castillo renunció al compromiso de México para organizar el Mundial de Natación 2017, en Guadalajara. Por ello, la Federación Internacional de Natación (FINA) sancionó con 5 millones de dólares y suspendió a la Federación Mexicana de Natación. Por eso, los atletas no pudieron competir con la bandera mexicana y el Himno Nacional no se escuchó cuando el clavadista Romel Pacheco ganó la medalla de oro en la Copa del Mundo de Clavados.

A la falta de apoyos de la Conade, la selección mexicana de boxeo debió salir a las calles a “botear” para financiar su viaje al mundial de la disciplina. Y Castillo no pagó el hospedaje de niños atletas de Tamaulipas que participaron en la Olimpiada Juvenil. Los deportistas debieron dormir en el piso de un hotel.

¿Sorprende el fracaso?

Al tiempo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.