• Regístrate
Estás leyendo: 'The Guardian': ¡diez mentiras y la mano de Aristegui!
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 13:14 Hoy

Itinerario político

'The Guardian': ¡diez mentiras y la mano de Aristegui!

Ricardo Alemán

Publicidad
Publicidad

El género periodístico de opinión es, por definición, parcial y subjetivo. Y el género periodístico de noticia aspira a la objetividad y la imparcialidad. Por eso, sobre el escándalo del departamento en Miami que The Guardian supone como préstamo interesado a la señora Angélica Rivera, acudimos a las fuentes a preguntar, verificar y confirmar todo lo relativo al caso.

Descubrimos que el "reportero" que firma "el reportaje" —José Luis Montenegro— ha sido colaborador de los portales Variopinto y Noticias Aristegui. Es decir, detrás del nuevo escándalo de The Guardian está parte del equipo y el interés de la conductora despedida de MVS.

¿Periodismo de consigna? ¿Campaña de desprestigio? ¿Es casual que detrás del nuevo golpe a la credibilidad del Presidente mexicano esté la mano de Aristegui? En política no hay casualidades, existen las causalidades.

Luego de reiteradas mentiras de The Guardian, verificamos cada uno de los datos y revelaciones del "reportaje". Encontramos, con documentos y testimonios, que todo, o casi todo, es falso.

1. Falso que el departamento 404 sea "el hogar" de Angélica Rivera y que lo habite permanentemente, como dice The Guardian. Lo cierto es que parte de la familia Rivera utilizó —no más de tres ocasiones—, algunas de las tres habitaciones del departamento 404, cuando se reunía toda la familia.

2. Falso que exista intercomunicación de los departamentos —304 y 404—, sobre todo porque están uno sobre el otro y porque la ley de Florida prohíbe cambios estructurales en los inmuebles de departamentos. Los dueños actuales compraron en 2005 y 2009.

3. Falso que compartan línea telefónica, justo porque no están intercomunicados.

4. Falso que Ricardo Pierdant haya intentado negociar contratos portuarios o petroleros, ya que no tiene empresas del ramo. Su negocio principal es de bicicletas.

5. Falso que la relación entre Ricardo Pierdant y Enrique Peña sea a partir de que éste llegó al poder. Peña y Pierdant son amigos, muy cercanos, desde tiempos universitarios.

6. Falso que exista una empresa con razón social "Grupo Pierdant", propiedad de Ricardo Pierdant.

7. Falso que Aurora Pierdant, hermana de Ricardo Pierdant, siga inhabilitada por Pemex a causa de faltas administrativas. En efecto, fue despedida, pero litigó ante la paraestatal y ganó los juicios y la reinstalación, pero prefirió el pago.

8. Falso que los "periodistas" que elaboraron el "reportaje" hayan consultado a la Presidencia de la República, no existe huella de ello.

9. Falso que Ricardo Pierdant haya "pagado los impuestos" del departamento. Sí, Pierdant pagó solo el predial 2013, a solicitud de la señora Rivera, quien dejó el pago al final de plazo legal. Para no incurrir en evasión de impuestos, pidió a Pierdant hacer el pago. Incluso, está en nuestro poder la referencia bancaria que acredita que el dinero fue devuelto a Ricardo Pierdant.

10. Falso que se haya probado que es lo mismo el departamento de Angélica Rivera y el de Pierdant. Están en nuestro poder audios donde el "reportero" habla, en dos momentos, con encargadas del servicio, a quienes engañan con un supuesto regalo para la señora Rivera y pregunta —una vez en un inglés mal fingido y otra en español—, si es igual dejar el regalo en el departamento 304 o el 404. A partir de ese engaño el "reportero" deduce que los departamentos son lo mismo y engaña a sus lectores.

El gobierno de México tiene todo para iniciar una demanda contra The Guardian y contra el "reportero" y editores que publican piezas periodísticas infamantes y mentirosas que solo pretenden el descrédito de un gobierno.

¿Quién se beneficia con el descrédito del Presidente mexicano?

Al tiempo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.