• Regístrate
Estás leyendo: Mara: ¿quién es culpable?
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 20:33 Hoy

Itinerario político

Mara: ¿quién es culpable?

Ricardo Alemán

Publicidad
Publicidad

Por uno de esos caprichos mediáticos, el caso escandalizó a las redes y a los espacios digitales. Por eso la primera pregunta. ¿Por qué la atención al caso Mara y no a dos mujeres asesinadas, también en Puebla, en las mismas 24 horas? ¿Por qué a pocos importan más de 100 feminicidios cometidos entre 2016 y 2017, también en Puebla?

Otro capricho de redes y digitales focalizó la controversia en la culpa. ¿Quién es culpable…? ¿Tiene culpa la joven, sus amigos, sus padres, el gobierno de Puebla, el antro, la empresa Cabify, el Estado, Peña Nieto…?

Lo políticamente correcto era y es culpar a todo aquello con tufo de autoridad, gobierno y/o Estado. Y es que en la lógica maniquea de redes y espacios digitales, “el ciudadano” solo tiene derechos, nunca responsabilidad y menos tiene culpas. ¡Sacrilegio! Faltaba más.

Por eso grupos feministas acuñaron maniqueísmos como “Todos los feminicidios son crímenes de Estado”, y “nos matan porque somos mujeres”. Pensar distinto es igual a ganar una montaña de mentadas de madre y algunos miles de responsos alusivos al “machismo de las ideas”.

Pocos se atreven a decir que si bien nada justifica el secuestro y crimen de Mara, lo cierto es que se trata de un hecho multicausal y que la responsabilidad alcanza a la sociedad toda.

¿Por qué? Porque todos somos responsables —en mayor o menor medida— de la corrupción, la impunidad, la intolerancia, la indolencia social… y porque nadie está a salvo del asecho del crimen; sea hombre, mujer o quimera; niño o viejo, negro o blanco… El crimen, en general, no respeta edad, sexo, religión y no tiene fecha en el calendario.

Pero vamos por partes.

1.- Dice una vieja consigna policiaca: “El crimen no duerme”. En efecto, hoy se sabe que el presunto responsable no solo era chofer de Cabify sino que se trataba de “un pájaro de cuenta”. Es decir, un ex preso, ex taxista de Uber despedido por mala conducta, ex huachicolero… ¿Qué quiere decir lo anterior?

2.- La respuesta está en otro dicho policiaco; “Al ladrón lo hace la ocasión”. Y en el caso de Mara la ocasión era perfecta para el crimen, de cualquier tipo. Un ex preso, ex huachicolero… que sube a su taxi a una menor de edad, al parecer alcoholizada, a las cinco de la mañana… Si no fue Mara, pudo ser Pedro, Juan, Lucia; joven, viejo o niño. ¿La atacaron solo por ser mujer?

3.- En esta parte de la historia debemos recordar que el problema es el sistema de justicia, que favoreció que un criminal confeso y preso regresara a la calle. Y entonces la culpa es de los jueces que aplican la ley; ley que aprueban legisladores, a los que eligen los ciudadanos, de entre los candidatos que proponen los partidos; partidos a los que pagamos con los impuestos de nuestro trabajo; trabajo como el de chofer de taxi, cantinero o antrero. ¿Quién es culpable?

4.- Tienen razón quienes al borde de la histeria defienden el derecho de todas las mujeres a acudir a un bar, a beber lo que les plazca y cuanto deseen; hasta las horas de la noche y/o la madrugada que les permita su condición. Sí, también tienen razón cuando dicen que el Estado está obligado a brindar seguridad. ¡Hasta aquí todo bien!

5.- Pero quienes defienden el derecho a la fiesta en el bar de su preferencia y con el alcohol o las drogas de su gusto, olvidan que a todo derecho corresponde una responsabilidad y muchas obligaciones. ¿Como cuales? Ejemplo elemental; beber con moderación y no conducir alcoholizado.

6.- ¿De quién es la responsabilidad de impedir los excesos etílicos de los y las jóvenes como Mara? ¿Es responsabilidad de los padres, los amigos, de los antros, de las barras libres, de las tinajas de quién sabe qué revoltura de alcohol que les venden en los antros…? ¿Cuántas familias frenan la cultura alcohólica?

7.- Para muchas y muchos jóvenes como Mara, el problema no es beber en exceso, tampoco salir del antro hasta la madre y en la madrugada, luego de meterse todo lo que permite su presupuesto. No, el problema es que el Estado no los cuida luego de la fiesta, por un lado, y que las empresas que deben hacer de “pilmama” para llevarlos a casa sin riesgo de accidente o de caer en el odioso alcoholímetro, no dan un servicio seguro.

8.- ¿De quién es la culpa que las jóvenes como Mara usen Uber, Cabify u otro servicio de supuesto “taxi seguro”…? ¿Es culpa del antro que permanece abierto hasta las cinco de la mañana, del elevado nivel de alcohol de los tragos que vende, de los amigos “ojetes” que dejan a las menores irse solas a las 5 de la mañana, en manos de un criminal disfrazado de chofer de Cabify; culpa de los padres que no pusieron freno a tiempo; culpa de que son pobres y no tienen un chofer o un guarura privados que las cuide?

Podrán decir misa, pero es maniqueo e idiota culpar solo al Estado y/o a la empresa de taxis, cuando cada cual tiene una porción de culpa. ¿O no?

Al tiempo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.