• Regístrate
Estás leyendo: AMLO se hace viejo
Comparte esta noticia

Itinerario político

AMLO se hace viejo

Ricardo Alemán

Publicidad
Publicidad

Todos saben que en política "no hay sorpresas, sino sorprendidos".

Y fue el caso de la reciente entrevista concedida a Ciro Gómez Leyva por Andrés Manuel López Obrador, quien pontificó sobre las condiciones de una potencial alianza electoral con el PRD.

Dijo que vigilará el comportamiento político electoral del PRD, para decidir si son dignos de entregar sus votos a favor del tabasqueño.

Es decir, si los amarillos se portan bien, si no hacen alianzas a favor de la "mafia del poder" y si desisten de su coqueteo abierto con el PAN de Ricardo Anaya y Margarita Zavala, entonces el mesías perdonaría a los pecadores del PRD y serían dignos de regresar a su rebaño.

La declaración sorprendió a muchos que, presurosos, pregonaron que "el mesías podrá perdonar a los pecadores". Está claro que no entienden que el señor López es el más depurado animal político –del sistema de partidos–, y que una de sus especialidades es, precisamente, "engañar con la verdad".

¿Y cual es esa verdad, cuál el mensaje real de AMLO?

Lo cierto es que al "mesías" le importa un pito una alianza con el PRD rumbo a 2018. La verdad —y ahí el truco y el engaño— es que AMLO hará todo lo necesario para impedir una potencial alianza ganadora entre el PAN y el PRD en el Estado de México en 2017. Es decir, AMLO se plantará como aliado clave del PRI. ¿Y la mafia del poder? Esa también le importa un pito.

Pero obliga la pregunta: ¿por qué el señor López hará todo por tirar una potencial alianza ganadora en el Estado de México?

Elemental, porque de consolidarse la hipótesis de que PAN y PRD pudieran derrotar a Eruviel Ávila en el Estado de México, se confirmaría una segunda tesis nada descabellada, una alianza PAN-PRD en la presidencial de 2018. Y ante esa segunda teoría, "Morena y su pastor" no tendrían nada que hacer en 2018. Por eso AMLO tratará de reventar la alianza PAN-PRD en el Estado de México y en 2018.

Pero resulta que "Morena y su pastor" cometieron errores de párvulos. Acaso porque AMLO envejece, no entiende el cambio generacional en el PRI, el PAN y el PRD. En el PRI, por ejemplo, uno de los jóvenes que alcanzaron la categoría de "animal político" —en estricto aristotélico— se llama Eruviel Ávila, hoy por hoy puntero presidencial por el PRI, a pesar de que hace un par de años nadie creía en sus habilidades.

En realidad Eruviel no requiere la alianza de AMLO para ganar el Estado de México. Cualquiera con un poco de olfato político sabe que el PRD mexiquense es el primer grupo hegemónico en el partido amarillo. Y ese crecimiento no es gratuito y tampoco el grupo se manda solo.

El segundo al que AMLO despreció fue a Miguel Mancera, colmilludo jefe de Gobierno de la CdMx. Y es que AMLO no entendió que Mancera no es Marcelo Ebrard y que el gobernante capitalino resultó "más cabrón que bonito". Mancera tejió fino y se apoderó de la dirigencia del PRD, por la vía de Alejandra Barrales. ¡Actuó "como manda el librito"!

Y no, se equivocan los improvisados. La señora Barrales no es hechura de Los Chuchos. Es un invento de los radicales del lopezobradorismo, de Martí Batres, especialmente. Pero una vez en los primeros planos del PRD, la taimada señora Barrales se corrió al centro y cayó parada, entre los cercanos de Mancera.

Pero "Morena y su mesías" también se equivocaron con el "joven maravilla" del PAN. Y es que el PAN —igual que el PRD— no cometerá el mismo error que cometió el nuevo jefe del PRI, Enrique Ochoa Reza.

No, Ricardo Anaya —igual que Alejandra Barrales— sabe que el enemigo en 2018 se llama AMLO. Y hará todo para derrotarlo.

Saben que la potencial llegada de AMLO a Los Pinos sería la destrucción de la democracia mexicana.

Al tiempo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.