• Regístrate
Estás leyendo: Alianza PAN-PRD: ¡solo tropiezos y torpezas!
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 15:08 Hoy

Itinerario político

Alianza PAN-PRD: ¡solo tropiezos y torpezas!

Ricardo Alemán

Publicidad
Publicidad

Hace años aquí volvimos a la circulación el término “engañabobos”, con la intención de identificar declaraciones políticas mentirosas que hoy se conocen en el mundo como “verdad alternativa” o “posverdad”.

También identificamos como campeón de la mentira y el engaño a Andrés Manuel López Obrador, el mayor “engañabobos” de la clase política mexicana.

Lo curioso es que hoy AMLO ya no es el campeón de los “engañabobos”, sino que resultó engañado junto con analistas que no leen y solo atienden los breves mensajes de redes y los encabezados noticiosos, sin verificar verdad y veracidad.

Lo cierto es que detrás de la supuesta alianza PRD-PAN para 2018 no existe sino la torpeza y los tropiezos de los jefes del PRD y el PAN a quienes, a su vez, “chamaquearon” periodistas maldosos que los hicieron caer en la trampa del “engañabobos”, que según la jerga periodística consiste en que el entrevistador hace decir al entrevistado lo que el primero quiere que el segundo diga.

En este caso, los periodistas llevaron a Alejandra Barrales y a Ricardo Anaya al resbaladizo terreno de “la casa del jabonero”, mientras que los jefes del PRD y el PAN cayeron redondos. Y no solo dijeron algo que no querían decir, sino que fueron incapaces de frenar el daño. En resumen, dijeron una tontería que los retrata como los bisoños que son.

Pero no fue todo. En la simpática cadena de tropiezos y torpezas también cayeron analistas y reputados académicos y hasta el campeón del engaño: López Obrador. Todos se tragaron el cuento de la supuesta alianza PRD-PAN, pero el que reaccionó como “hombre verde” fue el dueño de Morena, que incluso grabó un video insultando a los inexistentes aliancistas; video en el que solo consiguió exhibirse como bobo engañado y fajador callejero.

Pero no terminó ahí la cadena de tropiezos y torpezas. AMLO regresó al autorretrato y en otro video presumió la supuesta exclusiva mundial de “pruebas del fraude” que, según el Mesías, Peña Nieto prepara en el Estado de México.

En el nuevo video AMLO confirma que está fuera de forma y que “lo suyo, lo suyo” es el espectáculo “engañabobos”. Y es que López Obrador convocó a “presentar las pruebas del fraude” en el Estado de México y, al final, solo consiguió hacer el ridículo al presentar un puñado de documentos sin valor alguno, que nada prueba y mucho ofenden a la política, a los electores y a los procesos electorales.

Lo cierto es que AMLO está enojado y olfatea el olor de la derrota de su impostura, Delfina Gómez. Por eso, con la presentación de las “supuestas pruebas” del fraude mexiquense, lo único que busca es montar el circo, las tres pistas, que lo llevarán a denunciar un inexistente “fraude”; patraña a la que se sumarán el PAN de Ricardo Anaya, luego de la derrota de escándalo de Josefina Vázquez Mota.

Al final de cuentas la zaga de tropiezos y torpezas de Anaya, Barrales y AMLO los exhibe como bisoños de la política, frente a 2017 y como políticos de párvulos para 2018.

La historia de las torpezas y los tropiezos arrancó cuando los dirigentes amarillos y azules convocaron desde el viernes a una conferencia de prensa que generó gran expectativa. En el medio periodístico se daba por hecho que Barrales y Anaya anunciarían un “bombón” para el Estado de México.

La conferencia era para denunciar posibles irregularidades en las elecciones de Nayarit. Desilusionados, los reporteros “cuchilearon” a azules y amarillos porque no apareció la “gran nota”. Por eso buscaron, forzaron y… la consiguieron.

A nadie importó Nayarit y por eso los reporteros insistieron en la posibilidad de que PAN y PRD establecieran una alianza para 2018. Tomaron mal parados a Barrales y a Anaya y los llevaron a la especulación total. Nada concreto, incluso Barrales dijo que una eventual alianza debía pasar por los órganos de su partido.

La especulación fue buena para un sábado “sin notas potentes”. Y el resto fue producto del “arte del especulerio”. Y entonces la fiebre de la especulación en redes alcanzó niveles de escándalo.

Como ya se dijo aquí el domingo, la alianza PRD-PAN es casi imposible. ¿Por qué? Porque la cultura política de la sociedad, en general y de los políticos, en particular, es prácticamente inexistente.

Pero lo curioso no está solo en los sesudos análisis sobre la alianza PRD-PAN. No, el fenómeno interesante es la capacidad de engañar a casi toda la masa social, a través de las redes.

Engañar incluso al más depurado de los “animales políticos” mexicanos, a López Obrador, quien se tragó sin hacer gestos toda una ballena especulativa.

Queda claro que la sociedad mexicana, sus políticos y sus medios están lejos de la preparación ideal para una guerra como la que viene en 2018.

Al tiempo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.