• Regístrate
Estás leyendo: Agoniza el fuero; ¡patente de impunidad!
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 18:50 Hoy

Itinerario político

Agoniza el fuero; ¡patente de impunidad!

Ricardo Alemán

Publicidad
Publicidad

Durante casi un siglo —desde 1917— el “fuero constitucional” garantizó inmunidad e impunidad a servidores públicos de los tres órdenes de gobierno y los tres Poderes de la Unión.

Desde presidentes de la República, gobernadores, senadores, diputados, alcaldes, jueces y ministros de la Corte —entre muchos otros—, eran vistos y tratados como “ciudadanos de primera”, excepcionales y hasta intocables.

Y es que “el fuero” —que nació como instrumento para garantizar libertades básicas como la de expresión y acción de los opositores al régimen— terminó convertido en símbolo de corrupción e impunidad política.

Hoy, gobernadores, senadores, diputados y alcaldes —de todos los partidos— son intocables a pesar de lo evidente de sus fechorías con dinero público.

Sin embargo, “el fuero” agoniza —por la vía de hechos— por lo menos en cinco estados, mientras que a escala federal, cínicos, legisladores prefieren no tocarlo.

Y el caso de extinción más reciente se produjo el pasado jueves, cuando el gobernador de Campeche, Alejandro Moreno, envió al Congreso local una iniciativa para eliminar en esa entidad “el fuero constitucional total”.

Dijo que se propone “quitar la inmunidad procesal al gobernador, a los titulares del gabinete estatal, diputados locales, auditor superior, magistrados, jueces, presidentes municipales, regidores, síndicos...” a todo el aparato público.

En tanto, en días pasados, el Congreso de Querétaro aprobó, de manera unánime, eliminar la figura “de fuero” de la Constitución local, a partir de la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU, que establece: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, sin distinción alguna”.

En julio pasado, en el estado de Jalisco, el Congreso local también retiró la figura de “fuero” de su Constitución, en tanto que en Veracruz, a propuesta de Javier Duarte, el Congreso eliminó el fuero, pero no a todos. Los diputados locales se negaron a perderlo.

A su vez, en el proyecto de nueva Constitución de la CdMx, Miguel Mancera incluyó eliminar “el fuero” en todos los cargos públicos de la capital, mientras que —ridículos y populista— senadores del PRD “renunciaron” al “fuero” —como si se tratara de un acto de fe— y no se atrevieron a presentar una iniciativa para retirarlo de la Carta Magna.

Como queda claro, es irreversible la muerte del “fuero”, que nació con la Constitución de 1917, luego de que en 1913 “el usurpador” Huerta ordenó el asesinato del senador Belisario Domínguez, quien el 23 y 29 de septiembre de aquel año pronunció ante el Congreso dos discursos en los que llamaba a Huerta “tirano y asesino” e invitaba a los legisladores a deponerlo de la Presidencia.

El 7 de octubre de 1913 —por orden de Huerta—, Belisario Domínguez fue aprehendido y asesinado en Coyoacán.

Curioso, hoy, el Instituto Belisario Domínguez, del Senado, está en manos de lacayos de AMLO.

Al tiempo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.