• Regístrate
Estás leyendo: Trump vs la muralla china
Comparte esta noticia

Opinión

Trump vs la muralla china

René Sánchez Juárez

Publicidad
Publicidad

Como lo hemos venido comentando en este espacio, las relaciones comerciales de Donald Trump, presidente de los Estados Unidos con los líderes del mundo continúan y esta vez fue con China, su socio comercial que en conjunto representan el 40% del PIB mundial.

En su afán proteccionista del mercado interno y de acuerdo a que tiene un déficit de 350 mil millones de dólares, Trump ha declarado una guerra comercial con todos sus socios comerciales.

Primero con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que quiere hacer efectivo sólo por 5 años, y que ha elevado los aranceles al acero y al aluminio unilateralmente sin aval de la Cámara de Comercio Internacional, a lo que ya tuvo su respuesta por parte de Canadá y México quienes también le impusieron aranceles a los productos estadounidenses. 

Después, en la reunión del G7 con los países más industrializados y que buena parte de ellos son europeos, primero mantuvo su posición de firmar el comunicado donde se comprometía a bajar los aranceles en conjunto con los demás países, sólo para que horas después se retractara por declaraciones de Justin Trudeau, primer ministro canadiense. 

En esta ocasión, impuso aranceles por 100 mil millones de dólares a productos de origen chino, y con ello desató que el país asiático le impusiera la misma medida como respuesta. 

Sin embargo, quienes empiezan a resentir las consecuencias de las acciones del presidente Trump son los estadounidenses, a quienes sus productos se han encarecido por los aranceles para poder comerciar con México, Canadá, Europa y ahora China. 

A esto, Trump ha manifestado: “No estoy diciendo que no habrá un pequeño dolor”, “Así que podríamos perder un poco por eso, pero vamos a tener un país mucho más fuerte cuando hayamos terminado, y de eso se trata todo”, “Es algo que teníamos que hacer, y finalmente, si das una mirada, no es solo el comercio con China, sino que es todo el mundo”. Son algunas de las frases con las que Trump trata de matizar el problema que el mismo ha generado.

Está convencido que los tratos comerciales que tiene con el resto del mundo no son justos con EU y que por eso él tiene que hacer las modificaciones para que sus ciudadanos tengan mejores beneficios económicos. Aunque en esta ocasión el presidente norteamericano se puede topar con la gran muralla China. 

De ser cierto, que a través de sus técnicas impositivas con el resto del mundo podrá lograr mejores acuerdos comerciales, esto tendrá que ser a muy corto plazo, ya que en noviembre hay elecciones para reelegir a toda la Camara de Representantes y a un tercio del Senado, donde sus votantes podrían hacer válido su descontento con las acciones de los primeros dos años del gobierno de Trump y podría ser el principio del fin para su administración.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.