• Regístrate
Estás leyendo: Hillary hace historia
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 13:00 Hoy

Opinión

Hillary hace historia

René Sánchez Juárez

Publicidad
Publicidad

En la entrega pasada hablábamos de la Convención Republicana y de cómo Donald Trump no había logrado el consenso de sus delegados y de los principales actores políticos de su partido, lo que evidencia la clara ruptura que ha generado su candidatura a la presidencia, hacia el interior, aunado al rechazo de importantes grupos de la sociedad civil norteamericana.

Tocó el turno a los demócratas cuya convención hizo historia al elegir por primera vez a una mujer como candidata a la primera magistratura de los Estados Unidos. Lo mismo sucedió hace 8 años, cuando Barack Obama ganó la candidatura presidencial de su partido, convirtiéndose a la postre en el primer presidente afroamericano de la Unión Americana.

Los discursos más sobresalientes estuvieron a cargo del presidente y su esposa, aunado al mensaje de un padre de familia de origen Musulmán, cerrando de manera contundente Hillary Clinton con su aceptación de la candidatura.

Michelle Obama fue de las primeras demócratas en utilizar el podio y sin mencionar a Donald Trump por su nombre sus alusiones fueron claras y efectivas. La capacidad oratoria se combinó con frases que empatizaban con casi todos los sectores del electorado. El discurso llamó la atención de los analistas no sólo por el hecho de ser la primera dama, sino por su importancia y contenido. Haciendo notar que Estados Unidos es fuerte y no es necesario volverlo a hacer grande –como dice el eslogan del candidato republicano-; cuestionó la impaciencia de Trump al mencionar "Cuando tienes los códigos nucleares al alcance de tu mano y el ejército bajo tus órdenes, no puedes tomar decisiones basadas en un impulso. No puedes tener la piel fina, o la tendencia a responder golpeando. Necesitas ser una persona firme, mesurada y bien informada".

Mientras que el actual presidente Barack Obama mostró autoridad moral al afirmar convincentemente: "Más que todo, veo estadounidenses de todos los partidos, de cualquier procedencia, de todas las religiones, que creen que somos más fuertes cuando estamos unidos: negros, blancos, latinos, asiáticos, nativos estadounidenses; gays, heterosexuales, hombres, mujeres, personas con impedimentos físicos, todos jurando lealtad, bajo la misma bandera soberana, a la nación grande y valiente que amamos". "América ya es grande. América ya es fuerte. Y les aseguro que nuestra fuerza, nuestra grandeza, no depende de Donald Trump. En realidad, no depende de ningún individuo. Y esa, al final, puede ser la gran diferencia en estas elecciones: el significado de nuestra democracia".

Aún faltan muchas batallas por venir pero este primer paso de la candidata Hillary Clinton era fundamental en su aspiración presidencial pues logró la unidad y el apoyo de sus correligionarios, cosa que Trump aún no logra consolidar y la campaña sigue en curso. Estados Unidos ahora tiene el reto de sumar a la historia moderna de este país la elección de la primera mujer como presidenta de esta poderosa nación.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.