• Regístrate
Estás leyendo: El oportunismo de Anaya
Comparte esta noticia

Opinión

El oportunismo de Anaya

René Sánchez Juárez

Publicidad
Publicidad

La reforma educativa promulgada en septiembre de 2013 por el presidente Enrique Peña Nieto, modificó el artículo 3ro constitucional, la Ley General de Educación así como las leyes secundarias para el Servicio Profesional Docente.

La reforma fue parte de los acuerdos del Pacto por México con el aval principalmente del PAN.

Desde el año pasado que iniciaron las evaluaciones, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), quienes tienen una fuerte presencia en estados como Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Michoacán y Nuevo León, se han manifestado en contra de la instrumentación de dicha reforma, con un activismo que va desde el paro de labores, manifestaciones, marchas y plantones no sólo en sus estados de origen sino hasta la capital del país, y convertirlo en fechas recientes en un asunto de prioridad para los organismos empresariales quienes presionan al gobierno federal para evitar afectaciones al patrimonio de sus agremiados, con el costo político que esto representa para la actual administración.

Después de dos años de crisis, el asunto que tuvo su mayor punto de conflicto en Nochixtlan, Oaxaca, no tiene al día de hoy una salida ni institucional, ni legal por lo que la solución debe ser una solución política resultado del diálogo entre el gobierno federal y los maestros de la CNTE.

Por ello, empresarios aglutinados en la Confederación Nacional de Cámaras de Comercio (Concanaco), han declarado que de no llegar a un acuerdo entre gobierno y docentes, dejarán de pagar impuestos o a declarar en cero.

A esta postura de reclamo al gobierno federal, se suma recientemente la demanda de Ricardo Anaya, presidente nacional del PAN, quien ha visto la oportunidad de subirse al tema en una estrategia que tiene más tintes de promoción personal en víspera de la sucesión presidencial, que de ayudar a resolver la compleja problemática que se ha generado con la implementación de la reforma educativa, de la cual como lo dijimos, su partido es uno de los principales promotores y autores. Anaya dice que el gobierno federal "quedó rebasado" por la situación y su postura es que "el gobierno federal no puede seguir ausente ante los legítimos reclamos de los pequeños comerciantes afectados por los plantones de la CNTE". Dicen que "tanto peca el que mata la vaca como el que le agarra la pata", por lo que la aventura que ha iniciado el presidente del PAN en su afán protagónico, puede meter a sus correligionarios en las cámaras legislativas y a los gobernadores de los estados en un conflicto de interés pues han respaldado esta reforma desde sus inicios y son corresponsales de las consecuencias positivas o negativas que esta tenga para el magisterio y para la gobernabilidad del país.

El llamado" Niño Maravilla" por lo visto se está metiendo en "camisa de once varas", en su afán de quedar bien con los empresarios presionando al gobierno, pero más bien, está tratando de "colgarse" del momento político, aunque, como decimos en México, "le puede salir el tiro por la culata".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.