• Regístrate
Estás leyendo: El día del presidente
Comparte esta noticia

Opinión

El día del presidente

René Sánchez Juárez

Publicidad
Publicidad

Fueron 30 millones de votos los que le dieron el triunfo al ahora presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, Andrés Manuel López Obrador, más del 50% de los votantes optaron para que él nos representara los próximos seis años al frente del gobierno federal.

Después de años, el presidente en su toma de protesta volvía a las avenidas principales, pasar frente a los ciudadanos, que lo ovacionaran, que le pidieran fotos, que le dieran regalos, y frases como “Tú no nos puedes fallar”. Con tal legitimidad sobre la figura del presidente, modificó la logística que se establecía para la toma de protesta. Desde el orden de los colores en la banda presidencial, hasta su arribo en su auto tipo sedán, dejando los lujos para gobiernos anteriores.

Se dirigió con diplomacia ante el Congreso de la Unión, para luego empezar a hacer un resumen de sus principales propuestas, pidiendo paciencia para ver resultados, ya que recibe un país en ruinas, culpando a administraciones anteriores por la deuda pública, incluso refirió que las reformas estructurales de la pasada administración las iba a modificar o derogar, esto ante la incómoda expresión del ex presidente Peña.

En la toma se veía un presidente cómodo, arropado por la mayoría del Congreso, donde recibía aplausos con cada propuesta en beneficio de alguna minoría. Sólo cuando fue increpado por un grupo de oposición que demandaba bajar el precio de la gasolina, hábilmente supo cómo evidenciar que ellos fueron quienes avalaron el alza de los combustibles.

El acto protocolario en el Congreso sólo fue el inicio del día del presidente, para después acudir a donde López Obrador se siente más cómodo, la plaza de la constitución, donde se congregaron miles de seguidores. La verbena popular sería una fiesta donde se festejaría la lucha de 12 años, aquella que inició en 2005 con el desafuero -paradójicamente fue la última vez que pisó el Congreso-, la polémica elección de 2006 y el fantasma del fraude electoral, la presidencia legítima, la campaña en 2012 contra los medios y el poder económico del PRI, la renuncia al PRD, la creación de MORENA, hasta la victoria de julio pasado.

Deseamos que esta cuarta transformación cumpla con las expectativas, que son muy altas de este nuevo gobierno.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.