• Regístrate
Estás leyendo: 2018, el paradigma
Comparte esta noticia
Lunes , 17.12.2018 / 00:09 Hoy

Opinión

2018, el paradigma

René Sánchez Juárez

Publicidad
Publicidad

Después de los resultados electorales del pasado 1 de julio, hemos abordado los retos de Andrés Manuel López Obrador como próximo presidente de México; sin embargo, el resto de los partidos políticos y los ciudadanos en general tendremos que reflexionar sobre el saldo que nos deja.

Tanto el PRI como el PRD se encuentran en una severa crisis de credibilidad ante el electorado, el PRI con su candidato ciudadano no pudo permear en la sociedad, los constantes escándalos de corrupción por parte de gobernadores de su sexenio, la casa blanca de la esposa de Peña Nieto, la estafa maestra de servidores públicos federales llevaron al PRI a su peor derrota de la historia; mientras que el PRD apenas pudo sostener el registro nacional con un 5% de la votación, tendrá que reinventarse como partido de izquierda y pensar sus futuras alianzas electorales, para recuperar su registro en 10 estados, donde no alcanzó el mínimo de votación. 

Por otro lado, se encuentran los partidos que posiblemente tuvieron su última participación dentro de las elecciones federales, el Partido Nueva Alianza y Encuentro Social, que paradójicamente tendría más diputados que el PRI en la Cámara de Diputados aún perdiendo el registro. 

Ni hablar de los candidatos independientes, que para alcanzar su registro recurrieron a malas prácticas y sólo fueron multados, Margarita Zavala quien renunció a participar, el Bronco que obtuvo sólo un 5% de la votación, Manuel Clouthier por Sinaloa y Kumamoto por Jalisco no pudieron alcanzar un escaño en el senado. 

Sin duda el sistema de partidos se encuentra en una profunda crisis, ya que no cumple con las expectativas de los ciudadanos. 

Sin embargo, quien rompió el paradigma fue Morena, quien ahora tiene un bono de legitimidad importante, sólo falta ver hasta qué punto podrá ejercerl, que sea evaluado por la ciudadanía y no ser una simple alternancia de siglas en el poder, como la que se vivió en el año 2000 con la llegada del PAN y Vicente Fox. El país en ese entonces y en este 2018 votaron por un cambio, ¿será que Morena sea capaz de llevar a cabo ese cambio que tanto ha pregonado Andrés Manuel?

Morena tiene un reto a cumplir en seis años, el de llevar a cabo un cambio de régimen y replantear el papel del presidencialismo. A partir del 1 de diciembre AMLO, su gabinete y legisladores tendrán que crear una agenda incluyente que fomente la participación política.

Mientras que la oposición tendrá que ser constructiva. Gianfranco Pasquino dice “la calidad de una democracia depende de la calidad de la oposición”. 

Seguimos dejando a los partidos el factor de cambio, mientras que los ciudadanos no asumimos nuestra responsabilidad. Nada va a cambiar hasta que dejemos de depender de los partidos. ¿Este 2018 fue la última oportunidad de los partidos políticos? Después de cada elección se viene una reforma electoral, ¿será que en los siguientes años veamos cambios importantes en nuestro sistema electoral?

AMLO tiene todo para cambiar el régimen político y eso le preocupa a sus opositores, Morena ya cumplió su objetivo, ganar elecciones en un sistema de partidos, ahora hay que gobernar para todos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.