• Regístrate
Estás leyendo: "Stranger things"
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 01:25 Hoy

Muy franco

"Stranger things"

René Franco

Publicidad
Publicidad

Todo el arte de terror está basado en hechos reales. Necesito explicar. ¿Nunca han discutido con alguien completamente obsesionado con su ego, el poder o el dinero que, confrontada finalmente con su realidad, se comporta como si le estuvieran haciendo un exorcismo? El “demonio” que la “posee” hace que su postura cambie, su mirar, su aliento.

¿No sienten por igual que vivimos en un mundo donde no sabemos si las personas a nuestro alrededor son amigas o enemigas? ¿Que podemos ser saludados todas las mañanas por nuestros asesinos, ladrones y secuestradores?

Como dice el personaje de Rubén Blades en la película The Counselor, de Ridley Scott, “tal vez hay otro mundo que siempre estuvo ahí, pero solamente usted no lo veía.” Cruzada esa frontera, no hay forma de volver atrás.

Así es el mundo hoy: por un lado los olores y colores de un domingo en el parque, los logros de la familia, el amor o el trabajo. Y ahí mismo, pero invisible a los ojos de los gentiles, el miedo, las balas, los decapitados, la desolación y la traición. El Valle de las Sombras es este, solo que es la parte de abajo del tablero del juego que llamamos vida. El problema es cruzar el portal, aunque hacerlo es muy sencillo. Basta abrir una pequeña entrada y estaremos en el Infierno, aquí.

Cuando Rod Serling hizo La Dimensión Desconocida, resonó inmediatamente en esa “América blanca”, “perfecta” de los años sesenta; “hay una quinta dimensión”, decía, y nos mostraba lo que yacía en el subconsciente colectivo: bombas nucleares, guerra fría, la guerra por venir, los conflictos raciales internos.

Hoy la televisión trae Stranger Things, de los hermanos Matt y Russ Duffer, y la gente se ha enganchado de inmediato. Porque una vez más, ante nuestra pasividad y búsqueda por los placeres, repta el Valle de las Sombras sin que queramos verlo. El papa dijo: “El mundo está en guerra” y lo está. Por ello, no se extrañen que el terror y la catarsis sean hoy, a través de la internet, el heraldo de nosotros mismos. Eterno pasado presente. La pasan en Netflix.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.