• Regístrate
Estás leyendo: Prudencia, duda o confianza
Comparte esta noticia

Vivir como reina y gastar como plebeya

Prudencia, duda o confianza

Regina Reyes-Heroles C.

Publicidad
Publicidad

Ahora sí, no sé cuál debe ser la palabra clave de mi estrategia financiera para 2019. La pregunta es: ¿a dónde nos llevará lo que sabemos hoy y cómo estar listos?

El panorama es nublado. El crecimiento será flojo. Organismos internacionales y al menos 12 instituciones financieras recortaron sus expectativas del PIB. El FMI espera que crezcamos 2.3 por ciento y la OCDE 2.5, son los más positivos. Citibanamex espera 1.7 por ciento; CiBanco y Barclays 1.8; JPMorgan, Bank of America Merrill Lynch y BBVA Bancomer 2 por ciento. No se espera una crisis, sí una desaceleración.

La inflación y el tipo de cambio, una amodorrada y el otro débil. La encuesta de diciembre de Banxico muestra que se espera una inflación de 3.9 por ciento en 2019 y 3.5 para 2020. La inflación mantendrá una tendencia descendente pero el ritmo será más lento al esperado. El tipo de cambio: 20.33 pesos por dólar.

Por otro lado, vemos salarios al alza, según Mercer los trabajadores ejecutivos recibirán aumentos de 5.4 por ciento en 2019. El mínimo pasó de 88.36 pesos diarios a 102.68, un beneficio para 2.76 millones de trabajadores, según el Inegi. ¡Enhorabuena! Hemos alcanzado la línea de bienestar del Coneval, pero para esta misma institución una familia de cuatro personas está en situación de pobreza si su ingreso mensual es inferior a 11 mil 290 pesos y 80 centavos (datos a 2017). Falta un trecho.

Hay un par de temas de impuestos a poner sobre la mesa. Todos los consumidores de gasolina y diésel pagaremos más IEPS, lo pagamos desde este martes por completo y sin subsidio hasta el 11 de enero. Mientras, en la Zona Libre para la Frontera Norte, que recibirá un salario mínimo de 176.72 pesos por jornada, se fijará cero IVA a la gasolina y diésel. Otras dos novedades: ya no habrá Compensación Universal para que los saldos a favor del IVA sean compensados contra otros impuestos (todavía no sabemos qué habrá en vez de). Y la tasa de retención del ISR por intereses pagados por el sistema financiero subió de 0.46 por ciento a 1.04 por ciento. Saldrá más caro ser ahorradores, invertir en México y tratar de generar un patrimonio.

Una confianza minada es otro foco amarillo. Sentimos que retrocedió la situación económica actual del hogar (-0.4 puntos según Inegi); la expectativa a 12 meses disminuyó 1.1 puntos en noviembre; la percepción de la situación económica del país comparada con la de hace un año también descendió. Tampoco sentimos que compraremos más muebles o lavadoras o televisores...

Prudencia es la opción más obvia para nuestras finanzas. El peligro es que la prudencia puede enfriar la economía y generar datos aún más moderados. ¿Círculo vicioso?

El movimiento del dinero, el consumo y la inversión, empujan el crecimiento. Necesitamos seguridad para comprar, invertir y generar más. Esto impulsará a México y a nuestras finanzas. ¿Dónde encontrar esa confianza?.

@vivircomoreina

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.