• Regístrate
Estás leyendo: Muerte y tranquilidad
Comparte esta noticia

Vivir como reina y gastar como plebeya

Muerte y tranquilidad

Regina Reyes-Heroles C.

Publicidad
Publicidad

Muerte y tranquilidad no son palabras que siempre vayan juntas, o no en mi cabeza, hasta que escuché a Carlos Lukac hablar de previsión funeraria.

“Las personas no conocen bien el producto, nadie lo quiere conocer, se desconocen los detalles del producto —como los materiales de un ataúd—, pero hay un interés genuino de obtener tranquilidad y seguridad”, me dijo el CEO de Gayosso.

Es cierto. Cuando un familiar muere, tomar decisiones es muy difícil. Si es de los cuatro de cada 10 mexicanos que fallecen en su casa, hay que llamar a un médico, pensar en el traslado, comprar flores, y el proceso sigue. Se pueden cometer errores como que el acta de defunción tenga una falta ortográfica que genere problemas. Lo que ofrece Carlos es que en caso de una pérdida, solo se marque a Gayosso y ellos resuelvan todo.

Para esto hay previsión funeraria, planes de pagos adelantados. El producto permite pagar menos que si se llega a la casa funeraria como cliente walk-in, es decir, solicitando un servicio de emergencia. El pago mensual va de 999 pesos a 2 mil 299 pesos, en 36 meses. El tradicional incluye solo el servicio funerario, otro permite elegir si se quiere un nicho o un entierro, y uno más hasta elegir en qué nicho descansar vía su app Nichópolis.

Una persona de 40 años adquiere el producto, termina de pagar a sus 43 y, ¿espera a morir para usarlo? No necesariamente, puede transferirlo. Si su tía fallece antes, puede utilizar el servicio —pagado por adelantado— para que sus familiares no tengan que hacer un desembolso sustancial, además de lidiar con la pérdida. Según Carlos, 94 por ciento de las veces que un cliente hace uso de su producto, no es para él. “Nuestro servicio debe funcionar muy bien, porque los clientes me lo van a comprar varias veces”.

Muerte y tranquilidad es deseable; sin embargo, en México la penetración de previsión funeraria es de 2 por ciento. La mayoría hace malabares y paga hasta el doble por despedirse de un familiar. ¿Somos poco previsores?, esa sería una suposición obvia, pero según Carlos no nos han sabido vender los productos. Eso es lo que Gayosso busca cambiar.

@vivircomoreina

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.