• Regístrate
Estás leyendo: Lo dejo si el gobierno también
Comparte esta noticia

Vivir como reina y gastar como plebeya

Lo dejo si el gobierno también

Regina Reyes-Heroles C.

Publicidad
Publicidad

Cuentas de ahorro para todos —desde los 15 años—, acceso digital para cualquier tipo de pago y créditos de nómina para los godínez son tres de los focos del Programa de Impulso al Sector Financiero que presentó este martes Hacienda.

El objetivo: que los mexicanos dejemos de usar efectivo y demos, finalmente, el paso a los plásticos y al dinero digital. En México más de 95 por ciento de las transacciones se hacen en efectivo, según datos del Imco.

“El efectivo es a la corrupción, lo que el agua es a la navegación”, me dijo Manuel Molano, director general adjunto del Imco, citando a Juan Pardinas, su director general.

“En la medida que tengas el efectivo reservado para los chicles, o transacciones pequeñas, y que todo lo demás se pueda mover a través del sistema financiero hay una fiscalización más efectiva de individuos, empresas y gobiernos”, añadió Manuel.

La oportunidad es enorme y los beneficios varios, desde mayor seguridad o menor corrupción, hasta competencia, formalidad y crecimiento.

“En términos macroeconómicos, el uso de tarjetas de débito y crédito produce crecimiento económico. (...) (y) una economía podría ganar hasta uno por ciento de su PIB si transitara de un sistema de pagos basado en papel a uno que se valiera 100 por ciento de medios electrónicos”, dice el estudio Reducción de uso de efectivo e inclusión financiera, publicado por el Imco en 2016. Imaginarse un mundo que no utilice efectivo es imposible, pero si nueve de cada 10 pagos los hacemos en efectivo en México, pasar a siete de cada 10 tendrá un impacto positivo en el crecimiento y en la formalización.

Hoy 57 por ciento de la población tiene un empleo informal y el efectivo es el medio de pago. Transitar hacia una economía más digital permite también llevar a las actividades económicas informales hacia la formalidad.

También generará más competencia en el sector financiero, me dijo Manuel, pues para lograr una mayor inclusión financiera se impulsarán las soluciones digitales y tendrán más juego las empresas Fintech en un sector dominado por los grandes bancos. Esto, al final, beneficiará a todos los usuarios.

Lo que llamó la atención de Manuel del anuncio del martes es que lo que se propone (actualizar el sistema de préstamos de valores, fortalecer el régimen de las Afores y el ahorro voluntario, incentivar la salida a la Bolsa de más empresas y bajar los costos del sistema financiero, más los mencionados antes) están pensados en el usuario final. Usted y yo dejaremos de usar efectivo para usar códigos QR, y como ya sabemos, es positivo. Pero, dice Manuel, “al primero que hay que restringirle la libertad de utilizar efectivo es al Estado, y esa diferenciación entre el Estado y los particulares no está ahí”.

Un pendiente interesante. Si México debe transitar hacia transacciones que no sean en efectivo, esto debe pasar en las dos esferas, la pública y la privada. ¿Cómo lo harán dentro del gobierno?

@vivircomoreina

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.