• Regístrate
Estás leyendo: Es mamá, por eso gana menos
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 01:11 Hoy

Vivir como reina y gastar como plebeya

Es mamá, por eso gana menos

Regina Reyes-Heroles C.

Publicidad
Publicidad

La brecha salarial entre hombres y mujeres no solo es real, además se ensancha solo por tener hijos, child penalties (penalización por los hijos) le llama un grupo de académicos.

La llegada de los hijos crea una brecha de género salarial de 20 por ciento a largo plazo, prueba el estudio Children and Gender Inequality: Evidence from Denmark, realizado por Henrik Jacobsen Kleven y Camille Landais, de la London School of Economics, y Jakob Egholt Søgaard, de la University of Copenhagen.

Examinando data de 1980 a 2013 prueban que “la mayor parte de la brecha de género salarial remanente se debe a los hijos”. Incluso analizando casos sin brecha, los resultados son similares.

No es sencillo. Si bien en México las mujeres somos 50 por ciento de la población, contribuimos solo con 39 por ciento de la fuerza de trabajo y ganamos 80 centavos por cada peso que ingresan los hombres. Según McKinsey, hay un millón de mexicanas que podrían incorporarse a la fuerza laboral, 75 por ciento de ellas con grado de licenciatura. Pero las empresas en México dejan de contratar mujeres entre los 35 y 40 años. ¿Qué pasa? Muchas tenemos hijos.

“El hallazgo sorprendente de este ejercicio es que las penalizaciones por los hijos se convierten, gradualmente, en el factor clave de la desigualdad de género”, dicen desde Dinamarca.

La pregunta obvia es: ¿cómo, después de años de esfuerzos persistentes y globales por la equidad de género, persisten y hasta incrementan las child penalties? Una posible explicación: “se transmiten de generación en generación, de los padres a las hijas (no hijos)”, añade el estudio.

Algo estamos haciendo mal, las empresas diversas mejoran sus retornos de inversión; las mujeres en el ámbito laboral traen resultados positivos; las mujeres regresan lo que ganan a la casa y la familia lo aprovecha. No somos iguales, ni entre mujeres, pero sería inspirador pensar que optar por tener una familia no impactará radicalmente en el intento de mantener una carrera profesional.

No importa qué decidamos hacer cuando seamos grandes, lo importante es que conforme vayamos tomando esas decisiones encontremos apoyos en la empresa, en la casa, en la sociedad y en nuestra familia.

@vivircomoreina

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.