• Regístrate
Estás leyendo: Comprar casa, solo en consenso
Comparte esta noticia

Vivir como reina y gastar como plebeya

Comprar casa, solo en consenso

Regina Reyes-Heroles C.

Publicidad
Publicidad

Tasas al alza y un tipo de cambio volátil no parecen ser la combinación correcta para la compra de una casa ¿o sí?

En la Ciudad de México se necesitan 64 mil viviendas al año para cubrir la demanda, pero solo se producen 16 mil y se reciclan en el mercado secundario unas 20 mil, me dijo José Shabot Cherem, CEO de Inmobiliaria Quiero Casa.

Por lo tanto, hay 30 mil viviendas que se necesitan pero, no se construyen. “Esto genera una presión muy fuerte al alza en los precios”, me dijo José.

Esto no solo sucede en la CDMX; Monterrey es otra ciudad con alta demanda, la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) de Nuevo León, pronostica que en 2018 se venderán igual que el año pasado unas 51 mil viviendas.

Guadalajara, por su parte, es la cuarta ciudad con vivienda más cara del país, según el Informe del Mercado Inmobiliario 2018 del portal Lamudi.

Vivienda cara ha alejando a muchos del deseo de comprar, de la posibilidad de hacerse dueños, e incluso ha resultado en que muchos regresen a casa de sus padres.

Una encuesta de Vivanuncios, el portal inmobiliario de eBay, encontró que 42 por ciento de los mexicanos más jóvenes y recién independizados regresaron a casa de sus padres, en su mayoría, porque se quedaron sin empleo o no pudieron seguir pagando su vivienda. Entonces, ¿es buen momento para comprar?

“Para quienes pueden comprar, es buen momento pues a menor oferta y alta demanda, el precio podrá seguir subiendo”, añadió.

Además, la construcción del patrimonio no debe retrasarse, dice José, siempre y cuando, creo yo, tengamos la capacidad financiera de tomar un compromiso como una hipoteca.

Sorprendentemente, con todo y tasas al alza, las hipotecas siguen más baratas que antes. “Hace un par de años el costo anual total (CAT), que es la tasa que debemos usar para comprar un crédito, rondaba el 11 o 12 por ciento, lo que con una inflación de tres por ciento implicaba un ocho a nueve por ciento anual en términos reales. Hoy el CAT promedio ronda entre 12 y 13 por ciento, lo que con una inflación del cinco por ciento, se traduce en siete a ocho por ciento real”, me explicó.

Para saber si como familia estamos listos para el compromiso financiero de una hipoteca no solo hay que tener el dinero para el enganche de la propiedad (10 por ciento mínimo) también asegurarnos que el monto del pago mensual del crédito no pase de 30 por ciento de los ingresos mensuales.

Más vale “estar al corriente de tus deudas y compromisos y tener una fuente de ingresos estable”, me dijo José.

Y, además... debemos encontrar consenso, pues todos los proveedores económicos de la familia necesitamos el mismo objetivo: una casa.

@vivircomoreina

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.