• Regístrate
Estás leyendo: Andamos descomprometidos...
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 20:06 Hoy

Vivir como reina y gastar como plebeya

Andamos descomprometidos...

Regina Reyes-Heroles C.

Publicidad
Publicidad

Los mexicanos estamos menos comprometidos con la empresa en la que trabajamos. Nuestro nivel de engagement es de 74 por ciento versus 79 por ciento que teníamos en 2015, según el Informe Global sobre Tendencias en el nivel de Compromiso de Empleados 2018 de Aon.

“El decremento está asociado con los aspectos negativos de la macroeconomía y política nacional, la expectativa sobre la renegociación del TLCAN y la relación con Estados Unidos, los temas de inseguridad en el país, y la inhibición que todo esto causa en los empresarios”, me explicó Eduardo Pascual, director de Consultoría y Talento en Aon México.

Estos elementos son exógenos, pero resultan en cautela y menores inversiones de las empresas; uno de los rubros castigados es el de capital humano.

Todo se detiene. “Si las personas con menos compromiso se quedan en la empresa, observamos un fenómeno de zona de confort; trabajan sin motivación y sin dar el extra”, me dijo Eduardo. Esto se refleja en el bottom line de la empresa y se crea un círculo vicioso: “Menos contribución, menor deseo de permanecer, mayor nivel de zona de confort, resultados menos satisfactorios en la empresa”.

Aún así, en México —como otros países latinoamericanos— hay más compromiso que en Alemania o Bélgica, porque este también está ligado a la percepción del empleo. “En un país donde el trabajo informal tiende a ser más alto, es evidente que quienes tienen uno formal lo valoran y tienen niveles altos de compromiso”, señala Pascual. Pero la medición en México lleva dos años de decremento, mientras a escala global está en máximos históricos. La incertidumbre pega a todos.

¿Qué viene? Mucha cautela, de la empresa y del empleado. Para Aon este año y el siguiente serán difíciles, pero creen que si se trabaja en entender a los empleados y se ofrece un mayor salario emocional (flexibilidad, entrenamientos internos, calidad de vida) el compromiso puede regresar a niveles de 2015 y reflejarse en el negocio, lo que activará el círculo virtuoso de compromiso —inversión— retorno. Por lo pronto, a sobrevivir la calma chicha.

@vivircomoreina

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.