• Regístrate
Estás leyendo: ¡Urge!
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 10:48 Hoy

100 palabras

¡Urge!

Raúl Frías Lucio

Publicidad
Publicidad

No fue una ola, fue un tsunami la forma en que Andrés Manuel López Obrador ganó las elecciones del 1 de julio, fue un tsunami que atravesó a lo ancho y largo al país. El partido Morena que apenas hace seis años era una asociación civil, desplazo al PAN y al PRI, ganó con 53 por ciento de los votos, ganó en 31 entidades del país, excepto en Guanajuato. Tendrá mayoría en la Cámara de Diputados con 309 de los 500 legisladores y 69 de los 128 senadores (cifras del Prep).

Si los diputados y senadores de sus aliados el PT y PES siguen con López Obrador y con algunos legisladores más, podría pasar cuantas leyes quisiera, considerando que tendrá también mayoría en 16 congresos locales del país, ya que ´para cualquier modificación a la Constitución Mexicana se requiere de ¾ partes del Congreso de la Unión y la mitad más uno de los congresos estatales. Ningún partido ni candidato había tenido tal mayoría como la tendrá el tabasqueño.

Entidades donde la izquierda apenas era visible hace seis años como Sonora y Sinaloa, los candidatos de Morena arrasaron con los cargos de alcaldes y diputados. De las nueve gobernaturas que se disputaron Morena ganó en cinco: CDMX, Veracruz, Chiapas, Morelos y Tabasco. Guanajuato, Puebla y Yucatán serán para el PAN y Jalisco para MC.

En estas campañas algunas casas encuestadoras serias se reivindicaron, previeron bien lo que iba a ocurrir con el voto ciudadano, que manifestaría el enojo social por la violencia, la impunidad y la corrupción, más doce años en campaña le dieron el triunfo inédito al candidato de Morena.

López Obrador ya ganador, ha venido perfilando lo que será su gobierno. Entre el mensaje dicho en el Hotel Hilton, el encendido discurso en el Zócalo de la CDMX y al día siguiente en la improvisada rueda de prensa al salir del encuentro con el presidente, Enrique Peña en palacio nacional. Rechazó trabajar para crear una dictadura, aseguró que no expropiará bienes, advirtió que será implacable contra la corrupción y se lo dijo a los suyos; amigos y familiares, afirmó que no habrá gasolinazo, ni deuda, ni aumento de impuestos; también ofrece duplicar las pensiones a los jubilados, a los discapacitados. Reiteró que venderá el avión presidencial, que no vivirá en los pinos y que no lo cuidara el Estado Mayor Presidencial, pero lo más importante que ha ofrecido es reconciliación y paz para México, y eso urge.

FB: Raúl Frías Lucio
Tw: @raulfriaslucio

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.