• Regístrate
Estás leyendo: No se vale tanto abuso
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 22:11 Hoy

100 palabras

No se vale tanto abuso

Raúl Frías Lucio

Publicidad
Publicidad

La gente está molesta. Molesta por tanta corrupción, por la inseguridad que azota al país, por el incremento a los precios de los energéticos, pero también por el abuso que se da con el dinero público.

La lista de razones es larga y crece todos los días. Si no son las gratificaciones de Odebrech a funcionarios de Pemex, son las cuentas millonarias en paraísos fiscales del dirigente de los trabajadores pobres de México o son los ex gobernadores que se coludieron con criminales a cambio de millones de dólares, para dejarlos trabajar a su antojo, provocando dolor y muerte a muchas familias, señalados y denunciados en EUA, pero en México no se les toca.

El abuso con el dinero público es grotesco y un ejemplo de ello es el salario que ganan los magistrados del Poder Judicial y del Tribunal Electoral de más de 450 mil pesos mensuales netos. Es inaudito.

No se vale tanta disparidad y abuso. El dinero producto de los impuestos ya no alcanza para seguir pagando mega salarios abultados y pensiones de privilegio a presidente, magistrados, gobernadores, senadores, diputados. Sí, que tengan un salario digno, pero acorde a la realidad que vive nuestro país.

Mucho se habló de reducir o eliminar las prerrogativas a los partidos políticos luego de los sismos de septiembre, sin embargo ya ni se menciona, dicen que quizás para después del 2018. Los altos funcionarios siguen recibiendo sus abultados salarios, gozan de seguridad personal que les pagamos los ciudadanos, y ahora muchos ya se preparan como chapulines a buscar otra posición que les garantice seguir viviendo del presupuesto.

Así, no hay dinero que alcance, ni paciencia que no se agote.

FB: raulfriaslucio
Tw: @raulfriaslucio

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.