• Regístrate
Estás leyendo: ¿El C5 la solución?
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 23:06 Hoy

100 palabras

¿El C5 la solución?

Raúl Frías Lucio

Publicidad
Publicidad

No se ve que hagan nada diferente. Ni Gobierno Federal, ni el estatal y menos los municipales están haciendo algo diferente en el combate a la inseguridad, por eso tenemos los mismos resultados con índices crecientes en homicidios, robo con violencia y de autos.

Y los ciudadanos no esperamos nada diferente si se sigue haciendo exactamente lo mismo. La única apuesta que tienen hoy el gobierno del estado y los municipios para combatir a la delincuencia es la instalación de escudos urbanos, mejor conocidos como los C4 o C5, es decir usar la tecnología a favor de la seguridad.

El estado de Jalisco anuncio desde abril de 2016 una inversión de 895 millones de pesos para la instalación del escudo C5, que según el proyecto original dotará a la ciudad de un sistema moderno y sofisticado de videovigilancia con la instalación de cinco mil 500 cámaras y tres mil sensores de audio con botones de pánico, para realizar estrategias de prevención y de reacción operativa, con el fin mejorar las labores de seguridad de la ciudadanía.

La adjudicación (no licitación) concluyó con el resolutivo 27/2016 de la Comisión de Adquisiciones y Enajenaciones del Estado de Jalisco de 18 de Abril de 2016, un día antes de que dejara el cargo el subsecretario de administración, Salvador Gonzalez Resendiz, el contrato fue firmado el 25 de mayo de 2016 con la empresa Cis International Limited de Chipre, (con experiencia en Abu Dhabi y Bangkok) a la cual se le ha entregado un anticipo de 358 millones de pesos y deberá estar operando al 100 por ciento para septiembre de 2018, es decir dos meses antes de que concluya el sexenio del gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Diaz, el 5 de diciembre.

Hasta el momento los ciudadanos no hemos visto la utilidad de las cámaras de videovigilancia que según se dijo en su presentación, deberán servir como herramientas de prevención y seguimiento a un hecho delictivo, con reconocimiento facial para identificación, persecución y captura de los delincuentes, además cuentan con identificación y rastreo de placas de autos y motos, reacción inmediata ante activación de sensores o botón de pánico, es decir todo un programa enfocado a la seguridad.

Las miles de cámaras y botones de pánico de nada servirán, sino se tiene al personal capacitado, a la policía bien entrenada, a ministerios públicos comprometidos con los ciudadanos y a jueces honestos.

La tecnología ayuda, pero no hace milagros, la capacitación y honestidad del personal que labore C5 será fundamental, queremos más que solo ver grabada la frustración de las víctimas del delito.

Tenemos el antecedente de la compra de 654 cámaras en la administración del exgobernador Emilio Gonzalez Márquez en septiembre de 2011, por las que se pagaron 470 millones a un sobreprecio de 159 por ciento, y de acuerdo a la información de la Fiscalía General de Jalisco la mayoría no servía apenas dos años después de su compra. Todo un enorme fraude.

¿Será el C5 lo que hará que Jalisco salga de esta espiral creciente de la delincuencia? Ya falta menos para verlo.

FB: Raúl Frías Lucio
Tw: @raulfriaslucio

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.