• Regístrate
Estás leyendo: Luka Modric, del infierno a la gloria
Comparte esta noticia

Contragolpe

Luka Modric, del infierno a la gloria

Raúl de la Cruz

Publicidad
Publicidad

El Mundial de Rusia 2018 ha sido una competencia atípica pero que nos ha permitido ver y ser testigos de agradables sorpresas. Ya no están los de siempre, por supuesto, tampoco México, sin embargo, se encuentran los que merecidamente deben estar: Francia y Croacia jugarán una final inédita. Una final que absolutamente nadie advirtió. Sobre todo Croacia. Un equipo de auténticos guerreros donde resalta la figura de Luka Modric, un luchador que sabe lo que es sufrir para salir adelante porque tiene una mentalidad altamente competitiva. De niño tuvo que sufrir las consecuencias de la guerra donde su abuelo fue fusilado en presencia de su familia en su natal Modrics, Sadar. No tuvieron más remedio que salir de su pueblo para alojarse en el hotel Kolovare sitio de los refugiados croatas. Comenzó entonces un largo peregrinar sin tener un hogar fijo entre hoteles y refugios para escaparse y protegerse de los tiroteos y bombardeos. Tomislav Basic fue su primer mentor deportivo, fue quien lo llevó a probar en el club de sus amores pero no lo aceptaron por su menuda figura. Pero hasta antes de toda aquella revolución sangrienta, el pequeño Luka tuvo una infancia feliz en el pueblo de Zaton Obrovacki. Los que recuerdan al chico de seis años tienen una imagen de una figurita hiperactiva con adicción por jugar al futbol y que recorría 10 kilómetros hasta la casa de su abuelo para encontrarse con sus amigos en un improvisado campo de juego. Una vez concluida la guerra en 1996, la familia Modric ya no quiso regresar a su pueblo y se quedaron en Zadar, a sus 11 años fue detectado por los visores del Dinamo Zagreb de Croacia. Ahí se mantuvo pese a que lo enviaron a foguearse en otros equipos. Cuando lo convocan a la Sub 19 donde tiene una destacada participación, la directiva del Zagreb lo regresa. En el Dinamo de Zagreb juega tres años, curiosamente juega contra el equipo que lo rechazó en una final y les mete el gol de la victoria. Luka fue transferido al Tottenham de la Premier en Inglaterra, fue presentado como refuerzo junto con el mexicano Giovani dos Santos. Los aparadores eran para el mexicano curiosamente porque Modric era un desconocido. A 10 años Luka juega en uno de los mejores equipos del mundo, Real Madrid; Giovanni en la MLS de Estados Unidos. Luka este domingo jugará una gran final del mundo. Giovani anda de vacaciones. Luka Modric sin lugar a dudas es un firme candidato para el Balón de Oro, Luka es un digno ejemplo.

delacruzraul@hotmail.com



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.