• Regístrate
Estás leyendo: Alma llanera, futbol llanero
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 00:08 Hoy

Contragolpe

Alma llanera, futbol llanero

Raúl de la Cruz

Publicidad
Publicidad

Del futbol del barrio hay bastantes historias para contar a propósito del Gremio de Ligas de Futbol Amateur. En El Retiro viví historias maravillosas como el día en que el “Seven” me regaló mis primeros zapatos de futbol. El “Seven” era un personaje de mi Barrio El Retiro del cual sólo recuerdo su apodo. Dicen fue un gran futbolista. Jugaba ese estilo que tanto gusta, de técnica depurada, muy inteligente para soltar la pelota que por lo general la entregaba con ventaja. Una vez me contaron que anotó un gol desde la media cancha y uno más que se perfiló por la banda derecha, se quitó a uno, dribló a otro, otro, otro y otro para puntear sobre el arquero el pase a gol; además de que en una serie de penaltis, anotó los cinco. Nunca intentó probar suerte en el futbol profesional porque decía que sólo les daban chance a hijos de directivos e influyentes. Por desgracia cayó en las garras del alcoholismo. Un día lo vi sentado en la banqueta por las calles de Alejandrina y Torres Quintero con su inseparable anforita de “Tequila”, era alcohol de 96 grados. Me llamó: “siéntate Rulas, quiero platicar contigo. Nunca te enamores, enamórate de la mujer con las que te vas a casar, en asuntos de mujeres, hay ausencias que nunca se superan. Me enamoré y me abandonaron”, me dijo llorando. A pesar de mi corta edad asimilé sus palabras. Con el tiempo me enteré que “Seven” había sostenido una relación con una preciosa mujer de la Colonia Independencia, adinerada. Nunca lo vi jugar pero por él supe del futbol porque me regaló mis primeros tacos. Le tenía estima. Continuó hablando, me habló de su familia, de la religión, el futbol y del amor. Yo, tenía que irme a la primaria en la escuela del Sálate. Ahí lo dejé sentado, según dormido...cuando regresé de la escuela mi madre me informó: “Prieto, que tanto hablaste con el Seven, ‘no, casi no hablé, me dio consejos’, respondí. Mi jefa, estaba llorando, “se murió”, me la soltó de sopetón. No estaba dormido, había muerto sentadito en su esquina preferida. Historias como esas son muchas, sin embargo, la historia del “Valijas” son legendarias por todos los campos llaneros. Fue un árbitro que se adelantó a los tiempos. Sus decisiones arbitrales han trascendido que actualmente cualquier error de cualquier silbante se le reclama como “qué marcas Valijas”. Toda una leyenda por los campos de futbol por sus anécdotas. Muchas de ellas dignas de rescatarse. Ya les contaré porque me sé muchas.

delacruzraul@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.