• Regístrate
Estás leyendo: Pemex: ¿quién se comió mi queso?
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 10:22 Hoy

Matriz Energética

Pemex: ¿quién se comió mi queso?

Raquel Turrubiates

Publicidad
Publicidad

Desde la llegada a Petróleos Mexicanos del nuevo director de la ex empresa paraestatal y su anuncio sobre que Pemex tiene problemas de liquidez, muchas voces se han levantado para decir que la empresa productiva del Estado está camino a la quiebra. Mientras el gobierno está apurando acciones para tratar de recuperar y redefinir la empresa, diputados como Marko Cortés Mendoza, coordinador de los diputados del Partido Acción Nacional, aseguró que la petrolera del Estado tiene problemas que van más allá de la liquidez.

Para saber qué está pasando con Pemex es necesario observar, entre otras cosas, qué le aporta a la Nación: desde 1993 a 2015 en promedio el Estado se queda con el 93% de lo que se reporta en el balance primario antes de impuestos.

De 2009 a la fecha, la sangría a la empresa petrolera ha alcanzado cifras inimaginables porque se ha comprometido el futuro de Pemex. En 2009 pagó de impuestos, derechos y aprovechamientos 100.9% de su balance primario antes de impuestos; en 2010 el 103%; en 2011 el 101.5%; en 2012 el 99.9%; en 2013 el 100.31%, y en 2014 y 2015 el 110%. Es decir, el Gobierno Federal se chupó los petrodólares, lo que contradice la tesis de que la economía no está petrolizada.

Cuánto aporta Pemex a la Federación se determina en el presupuesto de ingresos, y ese presupuesto lo presenta el Ejecutivo y lo aprueban las cámaras; es decir, aquí no hay inocentes.

El coordinador del PAN dijo que la crisis no se debe a factores internos sino a malos manejos, y tiene razón; más allá de que el anterior director de la petrolera engrosó el corporativo de la empresa que en 2012 costaba 35 mil millones de pesos y en tres años de gestión lo llevó a 67 mil millones, y como primera medida de la propuesta del PAN, de seis puntos, dice que se debe revisar el régimen fiscal de Pemex, en lo que también estamos de acuerdo. No es solo el costo del corporativo, sino la actitud rapaz con la que se despoja a Pemex para sostener al país.

Ante la apertura del sector energético Pemex competirá con la iniciativa privada y es justo cambiar el régimen fiscal para que pueda ser competitiva; ya quedaron atrás los años en el que el precio del barril promedio en el mundo superaba los 100 dólares y se desaprovecharon desde el 2009. El balance financiero está en números rojos, pasó de -32 millones de pesos a -147 millones de pesos en 2015. Es hora de empezar a repensar cómo rescatar a Pemex sin que la sociedad pague; conocer lo que Pemex aporta al país es un paso más para entender la Realidad Energética de México.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.