• Regístrate
Estás leyendo: La CFE, retos grandes
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 23:30 Hoy

Matriz Energética

La CFE, retos grandes

Raquel Turrubiates

Publicidad
Publicidad

El 8 de julio los medios de comunicación anunciaron la renuncia de Enrique Ochoa Reza al frente de la Comisión Federal de Electricidad; ese día nada era cierto: se decía que el lunes 11 se sabría si la renuncia sería o no aceptada, y también en los pasillos se hablaba de que, si Ochoa Reza dejaba la empresa productiva del Estado, llegaría un técnico.

Efectivamente, Ochoa Reza dejó la cartera eléctrica del país y en los próximos días se anunciará el nombre de la nueva cabeza para la CFE. Esta tarea no será sencilla porque se vienen retos enormes para la empresa productiva del Estado.

Si bien es cierto que el ex titular de la CFE tuvo logros importantes en implementar la reforma energética de Peña Nieto, donde la más significativa fue la reducción de tarifas durante 18 meses consecutivos, abandonó el barco tras un anuncio de incremento, lo que no es una buena señal política para nadie, ni para una reforma que se pretende sea técnica, ni para un Presidente que implementó una ansiada reforma en un entorno internacional desfavorable para el sector.

Otros fueron los logros de Ochoa Reza; pero también hay grandes retos para quien tome las riendas eléctricas del país. El más importante de los retos es reducir las pérdidas de la empresa y conseguir un balance financiero positivo, además de enfrentar la reestructuración en seis empresas productivas en las que se dividió la CFE y que debe quedar lista en diciembre de este año.

Con la salida de Ochoa Reza de la empresa productiva del Estado y un alza en las tarifas derivadas de incremento en el precio spot del gas natural y el combustóleo, queda claro que el rumbo que pueda tomar la empresa no es claro, hay incertidumbre y demasiados rumores en torno de quién será nombrado su sucesor.

Además de los aspectos técnicos y financieros que quedan pendientes dentro de la CFE, está aún sin solución definitiva el pasivo laboral de la empresa que en la gestión que concluyó Enrique Ochoa se logró disminuir en 160 mil millones de pesos, pero que sigue sin ser suficiente a largo plazo para la empresa.

Quien llegue no tiene un panorama sencillo, debe iniciar la implementación de un nuevo incremento de tarifas, producto del aumento en el costo de los hidrocarburos a escala global o, en su defecto, deberá anunciar un nuevo nivel récord de pérdidas, lo que no hace bien a la reforma.

Si es cierto, la reforma energética, como lo expresó el vicepresidente de la ANIQ Luis Apperti en el Segundo Symposium Realidad Energética en Reynosa el año pasado, no es una reforma a corto plazo. El cambio en el Gabinete deja claro que al país le faltan y quien llegue a la CFE deberá además de tener capacidad técnica ser un político hábil.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.