• Regístrate
Estás leyendo: Vestirse de charro es vestirse de México
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 02:11 Hoy

Charrería al día

Vestirse de charro es vestirse de México

Ramón González Barbet

Publicidad
Publicidad

Estamos viviendo a plenitud el Mundial de futbol, máxime que la selección mexicana ya pasó la primera ronda; de inicio venció a Alemania, actual campeón, y en su segundo partido derrotó a Corea, luego perdió ante Suecia de forma estrepitosa con un marcador de 3-0.

Toda esta situación genera incertidumbre hasta para los que no somos apasionados del balompié.

Sin embargo, este Mundial lo hemos seguido paso a paso, gozando y sufriendo tanto de los triunfos como de la derrota, además de los reconocimientos que Alemania y Corea hicieron ante nuestra selección.

Pero fue triste ver algunas manifestaciones populares por parte de contados compatriotas que visitan Rusia, que han sido más que bochornosas y de pena ajena, como el de quemar la bandera de Alemania, y el peor fue el que se puso nuestros símbolos patrios en la espalda y la bandera de Alemania abajo, simulando una fornicación, sin contar el gran número de memes en redes sociales, que aunque algunos fueros chuscos, ingeniosos y sin agresión, pero la mayoría fueron irrespetuosos y de bajo valor cultural.

Por otro lado, vivimos el protagonismo de los mexicanos que detuvieron en Rusia por robarle el bolso a una local.

Estos acontecimientos no son más que el reflejo de la falta de valores, principios y respeto que no han pasado de generación en generación, pero nada tiene que ver con el poder adquisitivo, porque no creo que viajar a Rusia cueste tres pesos.

Realmente es preocupante el México del futuro, ya que cada vez más los habitantes carecen de valores, cultura y respeto, tres principios básicos para la formación de los seres humanos y que afortunadamente aún prevalecen en nuestro deporte nacional, la charrería, y con esto no quiero decir que esta disciplina sea perfecta, pero desde pequeños se les inculca el respeto a nuestros progenitores, a la familia y al prójimo.

Así como a nuestra bandera (que por cierto está considerada como una de las más bellas del mundo), a nuestro himno y a nuestras instituciones que conforman el territorio nacional porque la charrería es cultura y nos enseña a valorar nuestras tradiciones, es historia viva que ha formado parte de cada movimiento armado y más viva aun porque nuestro deporte nacional se practica a lo largo y ancho de la República Mexicana y en 13 entidades de Estados Unidos.

Es un orgullo que la imagen de un charro nos dé identidad a nivel mundial, pero es lamentable que por personas sin cultura, los mexicanos tengamos una mala fama, pero ganada a pulso.

Por todo esto, para mí la charrería como deporte encierra el carácter del hombre ligado a su historia, porque ¡Vestirse de charro es vestirse de México!

ramongonzalezbarbet@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.