• Regístrate
Estás leyendo: Chiapas quiere un PUA "carnal"
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 14:54 Hoy

Chiapas quiere un PUA "carnal"

Publicidad
Publicidad

He tenido la intención de dejar a un lado el caso Chiapas, pero hay situaciones y hechos que lo hacen imposible, así que haciendo un recuento, primero vino la elección del actual presidente de la Unión de Asociaciones de Charros de Chiapas (PUA), Erick Montoya González (en la que toda la charrería chiapaneca estuvo de acuerdo), y así, sin pedir el aval del órgano rector de este deporte, notificaron su decisión, por lo que la Federación Mexicana de Charrería (Fmch) aceptó su nombramiento.

Esta elección en particular fue condicionada para que Montoya González representara los intereses del ex PUA Carlos Bermúdez Albores, además que con su actitud interpusiera todo tipo de argucias que ensuciaran y crearan polémica en la Fmch, con el único fin de desviar la atención del proceso de entrega-recepción.

Pero cuando el PUA electo se presentó en las Asambleas Ordinarias Mensuales de la charrería federada, encontró un trato digno tanto para su estado como para él, además de transparencia con la que están trabajando los actuales dirigentes, por lo que se sumó al proyecto de Leonardo Dávila Salinas como presidente nacional.

Como reacción inmediata, los ex dirigentes chiapanecos comenzaron a mover cielo, mar y tierra para destituir de inmediato a Erick Montoya, presentando un amplio expediente con pruebas completamente intrascendentes, pero como la Fmch no lo destituirá hasta no valorar el caso, de forma desesperada entre ellos propusieron crear otra Asociación Civil y tener el nombramiento de un PUA carnal que sea tolerante y esté dispuesto a tapar las truculencias de la administración de Carlos Bermúdez (2012-2016).

Sin embargo, estatutariamente están fuera de orden, ya que la administración de Montoya es la que se encuentra registrada ante la federación y mientras no se emita un resolutivo, seguirá siendo el PUA de Chiapas.

Lo primero que debe hacer la Fmch, antes de cualquier otra cosa, es exigir la entrega-recepción de la gestión de Bermúdez Albores, posteriormente revisar la elegibilidad de los nombramientos en Chiapas y como tercer punto, imponer una sanción ejemplar a todos los que se han prestado y se han involucrado en tratar de engañar a la institución que los rige.

Es el momento preciso para que toda esta gente que está acostumbrada a no respetar a sus propias instituciones, a nuestro deporte nacional, a la organización que le dio la oportunidad de representar a su estado y a los mismos charros chiapanecos, que se les imponga una sanción ejemplar, tal y como sucedió hace 29 años cuando el futbol mexicano fue castigado por la FIFA, dejando fuera a México de toda competencia internacional durante dos años, incluyendo el Mundial Italia 1990.

Aunque hay una gran diferencia de hechos, se tiene que tomar ese ejemplo para que ninguna unión estatal intente engañar nuevamente al órgano rector de la charrería federada, ya que el Consejo Directivo de Leonardo Dávila Salinas, busca el beneficio para nuestro deporte nacional, analizando cada caso en forma minuciosa para darle un proceso claro, transparente y justo, porque ahora sí no se están cumpliendo caprichos, berrinches o favoritismos de ningún tipo.

ramongonzalezbarbet@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.