• Regístrate
Estás leyendo: Vacaciones y clases
Comparte esta noticia
Lunes , 12.11.2018 / 18:55 Hoy

Prácticas Indecibles

Vacaciones y clases

Rafael Pérez Gay

Publicidad
Publicidad

Ya he contado que pertenece a mi maestra Delfina un aforismo duro como el acero: el que quiera estudiar que estudie, y el que no, no. Esta máxima era su última arma cuando se sentía perdida en la jaula de pájaros en que se había convertido el salón de clases de cuarto de primaria. No voy a hacer el elogio de la vieja educación pública en contraste con la que padecen los niños en estos días, pero sí diré, como si fuera Fernando Soler en una de sus tristes películas, que las cosas ya no son como eran antes.

Delfina era dura como el coyol para los asuntos educativos y sus métodos de aprendizaje infalibles. Delfina escribía durante algunos minutos una serie de quebrados en el pizarrón. Al terminar, miraba como una reina en sus dominios al horizonte y decía: Esparza, pase al frente y resuelva las operaciones. Esparza caminaba al pizarrón como rumbo al patíbulo. Los quebrados, una pesadilla. El fracaso de Esparza recibiría un castigo ejemplar. Ponga las manos al frente. Delfina blandía una vara, no sé si de membrillo, y le daba tres varazos en cada palma de la mano. Esparza se volvió el genio de los quebrados; en cambio yo, que me hacía invisible, hasta la fecha no sé del común denominador. Si me piden que resuelva dos tercios menos tres cuartos, no saco a ese buey de la barranca. No es que yo defienda la violencia en las aulas, pero creo que hemos exagerado en el cuidado psíquico de los niños. He oído a algunos padres de familia decir: Tito confrontó a su maestra porque se sintió hostilizado. Le exigió la tarea en un tono muy ofensivo. Esta semana trataremos el problema con su terapeuta. Mi maestra Delfina lo habría arreglado en una mañana con otra de sus terribles amenazas: si no estudian, aténgansen a las consecuencias.

Lázaro también lo hubiera puesto en orden. Era el maestro de sexto año y no usaba vara, con la palma de la mano soltaba unos zapes tremendos. Durante algún tiempo pensé que Lázaro podía volverse invisible. Aparecía de pronto atrás de la banca: cállese Gay, y volaba un zape de pronóstico reservado. No volví a hablar en clase. Gran reforma educativa.

rafael.perezgay@milenio.com

Twitter: @RPerezGay

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.