• Regístrate
Estás leyendo: Negativo
Comparte esta noticia

Prácticas Indecibles

Negativo

Rafael Pérez Gay

Publicidad
Publicidad

Leyendo el suplemento Laberinto me encontré una joya. Me refiero al texto en el cual Fernando Figueroa regresa al día en que le preguntó a Fernando del Paso si era feliz. Corría el año de 1993 y el escritor le respondió: “No. Nadie es feliz. Uno tiene momentos de felicidad y tragos amargos”. Cuenta Figueroa que quiso saber cuál era el balance de Del Paso y éste le dijo: “El balance es negativo”. Figueroa quiso saber más y el escritor le respondió: “lo sabrá cuando tenga mi edad”. Del Paso andaba en los 58 años.

Luego, el hombre de las tres novelas añadió: “La vida siempre es un fracaso. La vida es triste. La vida se acaba de una manera súbita o con deterioro físico y mental.

“Uno empieza a sufrir por los hijos, por su destino, por sus problemas, y no se puede hacer nada por ellos. Aunque debo decir que en este momento estoy feliz”.

Tengo tres años más de los que Del Paso tenía entonces y puedo decir que sé de qué hablaba. Sé de los hijos, de las preocupaciones que nos traen, de la vida triste, sé de la enfermedad y de la muerte y desde luego de la felicidad. Al pasar por aquí les digo esto: me cansa el optimismo rampante.

Mientras leía a Figueroa recordé que mi madre siempre se rebelaba cuando se hablaba en la mesa de alguien que no había encontrado sino la desdicha en su existencia.

Ella decía: “Pues si tanto le hace falta la felicidad, que produzca un poco de felicidad en su vida, una bolsa pequeña al menos”.

Mi madre tenía 85 años y se acercaba al final de su vida. Tenía razón: buscamos la felicidad y muchas veces no somos capaces de producir un gramo. Probablemente por eso mamá se quedó con mi padre, él traía formas extrañas de la felicidad y también tragos amargos. Qué necio y torpe mi padre.

Estoy hojeando y ojeando los tres libros de Del Paso. No supe ver en su momento que estaba ante un gran escritor. Un lector joven y soberbio siempre se equivoca.

Por cierto, con los años aprendí que si uno es incapaz de producir alguna dicha, aunque sea pequeña, en el mundo propio, entonces es mejor irse a otro lado con la música. Del Paso tenía razón: el balance siempre es negativo.

rafael.perezgay@milenio.com

twitter: @RPerezGay


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.