• Regístrate
Estás leyendo: El desastre deportivo
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 15:50 Hoy

Prácticas Indecibles

El desastre deportivo

Rafael Pérez Gay

Publicidad
Publicidad

Vi en la mañana a un portento de control físico a quienes los jueces le otorgaron un 9 en una de sus zambullidas. Rommel Pacheco terminó en segundo lugar en la semifinal, apenas debajo del clavadista chino.

Por la tarde, Rommel jugó con mis sentimientos. Gran final. Primer clavado, un fiasco; segundo clavado, dos fiascos. Rommel había perdido toda posibilidad de una medalla desde el inicio de la competencia. No necesito ser juez para darme cuenta de que Pacheco es un gran clavadista. Terminó en el lugar 7. Los chinos son una cosa muy seria, donde ponen un pie pelean una medalla.

¿Qué ha ocurrido en estos días de fracasos deportivos? Se ha expuesto una mala decisión y un nombramiento absurdo. ¿Qué podía hacer Alfredo Castillo al frente del deporte mexicano? Nada que no fuera equivocarse. Venía del tiroteo michoacano, de dar órdenes a las fuerzas armadas, de sostener reuniones con las autodefensas, intentaba devolver algo de vida cotidiana a Michoacán.

Como dice un amigo: todo es muy raro, Castillo venía de perseguir a Mireles y de golpe pasó a charlar con los jefes de las federaciones deportivas: sí, ése se jalonea muy bien con el otro al que ya lo desfajó; se llama judo, señor. Ajá: y esta otra que caza con su arco es notable; se llama tiro de arco, señor y ella es nuestra mejor arquera. Sé que exagero, pero quiero ilustrar el hecho de que si no es gran jazz, la improvisación conduce al desastre.

Una corriente de opinión sostiene que no es correcto criticar a nuestros deportistas porque esa crítica se convierte en acoso. Supongo que quienes sostienen esta postura consideran que debemos felicitar a quien obtuvo el lugar 28 en una competencia de 30 participantes. No opino así. Unos más, unos menos, los deportistas mexicanos han sido un desastre rotundo. La Conade, una vergüenza. No tenemos ni tendremos deporte en muchos años y pasarán muchos más si los presidentes insisten en nombrar a alguien que nada sabe de deporte en ese cargo.

No quiero ser aguafiestas, pero nuestro boxeador ha obtenido la medalla de bronce porque descalificaron por dopaje al boxeador irlandés al que tendría que enfrentar, así avanzó Misael Rodríguez a la siguiente ronda; el egipcio perdió ante el mexicano porque le tiró un puñetazo de muerte debajo del cinturón. A veces cuando nos lo proponemos, hacemos las cosas muy mal. El deporte es una de ellas.

rafael.perezgay@milenio.com

Twitter: @RPerezGay

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.