• Regístrate
Estás leyendo: Tanto ruido, para terminar en el mismo lugar
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 13:01 Hoy

A balón parado

Tanto ruido, para terminar en el mismo lugar

Rafael Ocampo

Publicidad
Publicidad

Sin rotaciones, con rotaciones, quedando bien el entrenador con su entorno o entrando en conflicto con él... La selección mexicana de futbol se enfrentó con sus límites y carencias. Por eso quedó eliminada ayer de la Copa del Mundo Rusia 2018.

Se enfrentó y perdió en el tétrico cuarto partido (al que siempre accede y del que nunca pasa cuando juega fuera de casa), contra una de las selecciones más en forma de este torneo, un equipo brasileño con una defensa inexpugnable (un gol en contra en cuatro partidos) y una ofensiva genial liderada por personajes tan desequilibrantes como Neymar y Coutinho.

Había espacio ayer para soñar con un triunfo de forma legítima, sobre todo después de ganarle a la selección alemana en el primer duelo mundialista, pero sin ser negativos o pesimistas, la realidad es que esto sonaba muy complicado.

El dos a cero final retrata a la perfección lo que sucedió sobre la cancha del estadio de Samara. El equipo mexicano tiene espíritu competitivo, alto sentido técnico y estratégico, pero no cuenta con elementos más talentosos que los brasileños en cada una de sus líneas. Eso explica la derrota.

Por lo demás, la pronta eliminación mexicana se explica por lo sucedido en el partido contra los brasileños, pero también en la contundente derrota anterior ante los suecos. No podrá nadie quitarse de la cabeza que si se hubiera terminado en primer lugar del grupo (para lo que bastaba y sobraba un empate), hoy el rival sería la selección de Suiza. Un contendiente mucho más asequible que los brasileños.

En fin. Hay que hacer un balance justo y una toma de decisiones fría. Pero lo que nadie podrá negar es que la selección mexicana de futbol se movió sobre rutas coloridas y excitantes para terminar estacionándose en el mismo lugar de siempre. En un cuarto partido, territorio ya casi deshonroso. No hay avances.

Esto no puede ser más que un fracaso... aunque, claro, se le ganó a Alemania, la todavía campeona del mundo.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.