• Regístrate
Estás leyendo: No es un asunto de desunión, no nos engañemos
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 12:23 Hoy

A balón parado

No es un asunto de desunión, no nos engañemos

Rafael Ocampo

Publicidad
Publicidad

Los periodistas están para averiguar cosas y contarlas. Y si una de las que pueden documentar es la de que el “vestidor” de la selección mexicana de futbol estaba dividido, al menos en dos grupos, pues que se difunda. Insisto, con hechos y pruebas.

Ahora, desde mi praxis al menos, no basta con decir que un grupo está dividido en dos partes… Me gustaría que me dijeran qué provocó esa desunión y en qué afectó… Porque todo grupo de trabajo cuenta con afinidades entre sus integrantes y eso no necesariamente es perjudicial o negativo.

En fin… Retomo estas versiones que han difundido algunos medios especializados en las últimas horas simplemente para volver sobre las razones por las cuales el representativo nacional quedó eliminado del Mundial de Rusia, en la ronda de octavos de final… Es decir, la de siempre en las últimas siete Copas del Mundo de futbol.

Seamos sinceros y realistas. Ni aún con el “vestidor” más unido y solidario estaríamos hoy celebrando que se logró pasar al quinto partido. El problema de la selección mexicana de futbol no es si tiene unidad o no entre sus integrantes. Es de calidad futbolística y comparativa.

La selección brasileña de Neymar, Coutinho, Casemiro, Paulinho, Thiago Silva, Marcelo y muchos otros, se hubiera impuesto prácticamente bajo cualquier condición.

No caigamos en falsos escenarios. Si nos los creemos lo único que vamos a provocar es partir de sitios equivocados para reordenar un plan de trabajo que, ahora sí, nos lleve cuando menos al quinto partido en el Mundial de Qatar 2022.

La selección necesita de mayores talentos sobre la cancha. Pueden contratar al entrenador más ganador y al mejor motivador, pero si a la hora buena no son capaces de meter la pelota en la portería rival, de nada sirve.

Hoy los jugadores mexicanos no marcan diferencias… Aunque algunos, como Hirving Lozano, nos ilusionen y nos hagan soñar. ¿Cómo hacer para lograr lo contrario? No lo sé. Pero además no me dedico a ello.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.