• Regístrate
Estás leyendo: Las burlas, el rechazo, el abucheo
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 01:22 Hoy

A balón parado

Las burlas, el rechazo, el abucheo

Rafael Ocampo

Publicidad
Publicidad

Como sucede cada cuatro años, en vísperas de que la selección nacional juegue un Mundial de futbol, se organiza el “partido de despedida”. A muchos aficionados les gusta sumarse con entusiasmo e ilusión a esta puesta en escena. Tantos como para llenar el Estadio Azteca y tantísimos más como para que en todo el país (y en Estados Unidos también), se generen buenos ratings televisivos.

Quienes ven este partido, habitualmente ante rivales a modo para lucirse, esperan una goleada que se traduzca en una gran fiesta… Algo que recargue la pila emocional y ponga en lo más alto las expectativas.

La tarde noche del sábado pasado en el Estadio Azteca, ese rival se llamó Escocia. En el papel, y en los hechos, ese equipo a modo como para meterle tres o cuatro goles.

El gran problema es que la selección mexicana de futbol presentó una versión errática y un tanto deforme. Apenas pudo meter un gol, con el que le bastó para ganar pues los británicos, pese a que tuvieron más de una opción para meterla, se fueron en blanco.

Muchos de los 80 mil o un poco más aficionados presentes en las tribunas, se desesperaron y se desilusionaron y dieron paso a un cuadro grotesco: empezaron, hacia el final del encuentro, a querer molestar a sus jugadores cantando el “ole” cada que los rivales tocaban la pelota… A gritar también: “Fuera Osorio”, para manifestar su rechazo al entrenador nacional… Y, por último, a abuchear a todo el equipo cuando el árbitro pitó la finalización del partido.

De todo esto, que tanto ha incomodado a algunos, no puede hacerse más que responsables a los propios jugadores y al cuerpo técnico.

Pese a que ellos tengan que mantener la actitud más optimista de la que puedan echar mano, es obvio que no andan bien, ni en lo colectivo ni en lo individual. No es una selección que esté generando un particular entusiasmo… Ni en los más nacionalistas. Ni en los más incondicionales.

rafael.ocampo@milenio.com 

 twitter@rocampo

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.