• Regístrate
Estás leyendo: En busca del jugador decisivo
Comparte esta noticia

A balón parado

En busca del jugador decisivo

Rafael Ocampo

Publicidad
Publicidad

¿Hirving Lozano, Rodolfo Pizarro? ¿Roberto Alvarado o Diego Lainez? ¿Quién será la próxima figura del futbol mexicano o más concretamente de la selección nacional?

¿Podremos observar esto en los próximos dos juegos que dirigirá el entrenador interino Ricardo Tuca Ferretti?

Lo dudo. La forma es fondo también en el futbol. Y tanto el entrenador, como los futbolistas convocados, es más hasta los directivos que comandan esta transición, saben que estos dos partidos no servirán para gran cosa.

Pero el talento está.

Estos cuatro jugadores tienen condiciones para, si de verdad se lo proponen, convertirse en piezas fundamentales del equipo nacional. Si quieren y si son bien llevados claro está.

Los cuatro jugadores que menciono en el párrafo inicial deben de llevar un proceso bien planificado, perfectamente bien pensado. Este proyecto debe potenciar a cada uno de estos elementos. Y algunos otros más. Sin inhibiciones, con decisión.

Si de algo adolece la selección nacional de futbol de forma continua y permanente es del jugador que sepa marcar la diferencia en los partidos decisivos.

Es evidente que ese futbolista no existe ni ha existido. No lo es Javier Chicharito Hernández ni Giovani dos Santos, ni Carlos Vela... ni antes, muchos años antes, Hugo Sánchez, ni Manuel Negrete, ni Tomás Boy... o el nombre que usted quiera.

No ha habido nunca ningún proyecto para fabricar al jugador figura, al líder, al que asume responsabilidad y compromiso... no hay quién trabaje para educar al futbolista mexicano a que se aleje del vedetismo que tanto daño provoca en los procesos de trabajo.

Eso es parte del proyecto que he insistido tanto que hace falta. Un plan de trabajo que sea el que ordene la búsqueda del entrenador nacional.

rafael.ocampo@milenio.com • twitter@rocampo

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.