• Regístrate
Estás leyendo: El fantoche Miazga y su inaceptable impunidad
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 13:18 Hoy

A balón parado

El fantoche Miazga y su inaceptable impunidad

Rafael Ocampo

Publicidad
Publicidad

Se ha civilizado tanto el futbol profesional en todo el mundo, que actitudes como la del estadunidense Matt Miazga la noche del pasado martes en Nashville, cuando la selección de este país enfrentó a la mexicana, deben de ser fuertemente sancionados.

Tendría que ser la propia Comisión Disciplinaria de la FIFA, la que regula este tipo de duelos “amistosos”, la que tendría que actuar de oficio en contra del fantoche futbolista, a quien el árbitro fue incapaz de sancionar pese a sus evidentes y reiterados gestos despreciativos hacia el juvenil mexicano Diego Lainez.

Pero si no actuara de oficio dicha Comisión, tendría que ser la Federación Mexicana de Futbol la que presente ya una solicitud de sanción hacia Miazga. Su gesto no puede quedar impune o como una calentura natural del partido.

También la propia US Soccer debería de llamarle la atención a su jugador, exigiéndole una disculpa hacia su colega mexicano y hacia su propia afición.

Burlarse de un compañero, hacerlo menos por su baja estatura, lo que sucedió insisto de forma reiterada y evidente, no debería de ser tolerado.

La FIFA ha sido en todo lo que tiene que ver con actitudes xenófobas o despreciativas absolutamente intolerante. Espero que no sea necesario que ahora alguien le tenga que decir lo que tiene que hacer.

Un fantoche como Miazga, que juega en la primera división de Francia, debe de ser exhibido y su actitud discriminatoria fulminada de forma tajante. No es la primera actitud dentro de una cancha que lo pinta como un provocador que se burla de rivales y jueces.

Un jugador de este tipo genera violencia entre sus colegas y genera también violencia en las tribunas, entre aficionados de equipos rivales. Insisto, no es un chiste. Mucho menos puede ser aceptada su versión de que con esa acción buscaba desestabilizar anímicamente a sus rivales y presumir que después de esto (en una siguiente jugada un mexicano se quiso desquitar agrediendo a otro rival), vino el gol con el que ganaron.

rafael.ocampo@milenio.com • twitter@rocampo

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.