• Regístrate
Estás leyendo: El anti "fair play" financiero de aquí
Comparte esta noticia

A balón parado

El anti "fair play" financiero de aquí

Rafael Ocampo

Publicidad
Publicidad

Los jeques y príncipes árabes propietarios de dos de los equipos más poderosos del futbol europeo, el Manchester City y el París Saint-Germain, saben que los excesos que han cometido, rompiendo permanentemente el mercado a base de petrodólares, tienen los días contados.

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, en su anterior rol de presidente de la UEFA, ha sido señalado como culpable de haber hecho caso omiso de violaciones concretas a los códigos que este mismo organismo impuso sobre el fair play financiero.

Es muy factible que el París Saint-Germain y el Manchester City tengan que vender a varias de sus estrellas en los próximos meses para que sus presupuestos se adecúen en los márgenes pactados.

El tema puede y debe abordarse también en el futbol mexicano. Pese a que se ha documentado la existencia de “pactos” entre los dueños de los equipos de la Liga Mx, estos han funcionado en campos tan reducidos como el de la compra venta de jugadores… O para imponer reglas que impidan que un entrenador que estuvo activo en un torneo y luego sea despedido sea nuevamente contratado en el mismo torneo por otro equipo.

Pero en temas que hagan que el terreno sea medianamente parejo eso no existe. El fair play financiero que reguló la UEFA tiene que ver con una serie de normas que vigilan la salud financiera de los equipos. Que los clubes sean unidades de negocio sanas y no estén siendo subsidiadas por fuentes desconocidas, para no hablar de ilegales.

La idea es que los clubes gasten en la medida de sus ingresos. ¿Cuántos equipos en el futbol mexicano gastan más de lo que generan? Creo que bastantes. Y algunos muchísimo más.

rafael.ocampo@milenio.com

Twitter: @rocampo 


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.