• Regístrate
Estás leyendo: El absurdo y ambiguo misterio de Siboldi
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 23:47 Hoy

A balón parado

El absurdo y ambiguo misterio de Siboldi

Rafael Ocampo

Publicidad
Publicidad

No sé cuánto tiempo nos lleve aclarar el misterio de la salida de Robert Dante Siboldi de la dirección técnica del Santos Laguna. Al momento no alcanzo a dilucidar si renunció o lo despidieron. Tampoco me queda claro qué es lo que pasó. Corren versiones distintas, entre periodistas que cuentan cosas que dicen que les contaron, pero que no terminan de redondear.

Es de tal ambigüedad lo que han expresado los actores de la discordia que ni citándolos de forma textual logra uno entender:

“Tuve que dar un paso al costado porque la traición y la mentira no son parte de mi código de valores, y como mis valores se cuestionaron, preferí tomar distancia”, escribió Siboldi en un comunicado difundido en su twitter.

Cierto que aquí se puede entender que él renunció, que él decidió apartarse. Pero de todo lo demás nada: ¿quién lo traicionó?, ¿quién cuestionó sus valores?

¿Y cuáles son las “barbaridades y mentiras” que se han dicho y que Siboldi dice haber escuchado?

Terrible esta cultura de la ambigüedad. Ni la directiva del Santos, ni el jugador involucrado en el lío (el uruguayo Gerardo Alcoba), ni el propio Siboldi o el que fungía como su auxiliar Leandro Cufré, han hablado con frontalidad.

Por lo demás, que lamentable que una historia de éxito como la que protagonizaban Siboldi y su cuerpo técnico hayan tenido que terminar esta etapa de su carrera de esta forma.

Nada que el ex guardameta uruguayo no pueda recomponer en otro club pues si algo demostró es capacidad para llevar un equipo al éxito y al campeonato.

No sé si tanto misterio es intuitivo y aparece como un escudo de protección para no mancharse ante el más que factible interés de otros propietarios o directivos de equipos, pues sin duda Siboldi pronto encontrará chamba.

Una historia más al museo de los misterios vergonzosos del futbol mexicano. Qué vergüenza que no se sepa a hablarse con la verdad y la claridad que haría esta convivencia más sana.

rafael.ocampo@milenio.com • twitter@rocampo

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.