• Regístrate
Estás leyendo: Por un espacio para Carlos Olvera
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 21:38 Hoy

Hormigas

Por un espacio para Carlos Olvera

Porfirio Hernández

Publicidad
Publicidad

En días recientes, la arquitecta Patricia Maawad Robert dirigió una carta a Diana Mancilla Álvarez, directora de este querido diario, en la que describe la falta de atención que ha merecido su ofrecimiento de que el nombre del maestro Carlos Olvera Avelar figure en alguno de los recintos de la Secretaría de Cultura del Estado de México. El ofrecimiento es justificado: la trayectoria del escritor y promotor cultural Carlos Olvera (1940-2013) es ampliamente conocida entre el numeroso grupo de personas que se dedican al arte y la cultura en la entidad.

Además de escritor de una literatura clara y concisa, dueña de un estilo único, Carlos Olvera fue periodista, dramaturgo, director escénico, promotor cultural y servidor público ejemplar. En la década de los sesenta, Olvera publicó seis obras de teatro que puso en escena con las compañías de teatro universitario y del grupo cultural TunAstral, en el que participó activamente desde su fundación.

El maestro dejó un valioso legado literario. En 1968, la editorial Diógenes, fundada y dirigida por el crítico e historiador mexicano Emmanuel Carballo, publicó su novela Mejicanos en el espacio, considerada pionera en la ciencia ficción mexicana; en 1977, el gobierno del Estado de México publicó su colección de cuentos Tolucanos. En 1987, nuestro autor ganó el segundo lugar del Certamen Internacional de Cuento "Juan Rulfo", otorgado por Radio Francia Internacional, en París, por su cuento "En Manga de Clavo".

Desde 1968 hasta 1980 produjo y realizó numerosos documentales y cortometrajes. Uno de ellos, El hombre volador, le valió a su actor principal, Carlos Héctor, el reconocimiento al mejor actor en el I Concurso Nacional de Cine Independiente en 8 mm "Premio Luis Buñuel", en 1968. Al año siguiente, en París, Carlos Olvera fue asesor en doblaje del director y productor de cine Barbet Schroeder. Su trabajo en París se extendió también a la Embajada de México en Francia: de 1975 a 1976 fue auxiliar del entonces embajador y ya reconocido escritor Carlos Fuentes.

París fue su ciudad predilecta; no dejaba de visitarla todos los años así fuera por apenas dos semanas, pues le ayudaba, decía él, a renovar su visión crítica de México, y con ello, a contribuir mejor a su trabajo cotidiano.

Su vida fue multifacética. Carlos Olvera se desempeñó como profesor de literatura y de francés en la Preparatoria No. 1 de la Universidad Autónoma del Estado de México, y fue servidor público tanto en la misma institución, donde fundó el Departamento de Enseñanza Audiovisual, como en el gobierno del Estado de México: desde 2001 hasta sus últimos días dirigió el Museo de Arte Moderno del Estado de México, que alberga un acervo muy rico de la expresión plástica de nuestro tiempo y que fue recinto para la exposición de la obra de nuevos valores de la plástica mexicana. Durante 27 años, publicó una columna semanal en un periódico local llamada "Crónica Toluca", donde daba cuenta del acontecer diario de una sociedad que se transforma.

Su experiencia en la animación sociocultural fue larga y fecunda. Después de su fructífera carrera en la realización de cortometrajes y documentales, y luego de haber fundado y dirigido diversas compañías de teatro universitario e independiente, fue el primer director de la Casa de Cultura de Toluca, bajo un esquema nuevo, alimentado por la ideas de Europa, de donde llegó después de haber estudiado teatro en París. Desde esa época, su trayectoria en la animación de las artes y la promoción cultural fue larga y muy provechosa, tanto en el teatro como en la radio y la televisión, como lo pueden atestiguar los que entonces eran jóvenes y quienes hoy lo son, pues Carlos Olvera nunca dejó de estar en contacto con los nuevos valores del teatro mexiquense, a través de la tutoría que brindaba a quienes obtenían la beca de producción teatral del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes.

Carlos Olvera murió el 28 de enero de 2013 en la ciudad de Toluca, Estado de México. Su biografía merece ser coronada con su nombre en uno de los recintos que él ayudó a construir.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.