• Regístrate
Estás leyendo: Leer desde la primera infancia
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 01:57 Hoy

Leer desde la primera infancia

Publicidad
Publicidad

Es sabido que la capacidad intelectual de las personas no es fija ni está determinada desde el nacimiento: existe la oportunidad de formarla.

Un gran número de conexiones neuronales se logra antes de cumplir un año de edad, ya que antes de esa edad hay una gran plasticidad cerebral, por lo cual es muy importante estimular a los niños en ese periodo. (Hay que hacerlo siempre, pero en ese lapso sirve mucho más al cerebro)

Uno de esos estímulos puede ser la lectura en voz alta. La escritora australiana Mem Fox, quien ha estudiado a fondo el alfabetismo en niños menores a cinco años, reitera que en su experiencia los niños a los que se les lee antes de entrar a la escuela tienen un mejor desempeño en los exámenes de lectura, dado el desarrollo de su capacidad de comprensión y retención, autoestima, capacidad cognitiva y motivación para leer.

El estímulo de la lectura se realiza en casa, pero también en la escuela. En las guarderías del Instituto Mexicano del Seguro Social esa línea está presente en su normatividad educativa y esta administración la intensificará este año a través de un programa de lectura diaria en voz alta; en el caso de los niños menores a un año, la motivación es individual, con técnicas adaptables al espacio, el tiempo y la manera de leer de cada mediador-cuidador.

Básicamente, leer en voz alta en la guardería implica hacerlo al menos una vez al día, de preferencia por 15 minutos; contar con un acervo de 40 libros mínimo, seleccionados de una lista de títulos ya calificada de antemano, y considerar que cualquier lugar y momento puede ser apropiado para la lectura en voz alta:

una buena opción es realizarla antes del horario de sueño o descanso, pues los niños están en colchonetas y disfrutan de la narración, además les sirve como actividad de relajación.

Se puede leer varias veces la misma historia, pues las circunstancias de lectura cambian durante el día.

La lectura también debe abrirse a las preguntas, pues es natural que los menores cuestionen elementos de la historia, reflejo de su interés y el despertamiento de sus habilidades lectoras; los cuestionamientos infantiles son inevitables porque los libros tienen imágenes, vínculo idóneo para transmitir información escrita.

Escuchar historias en voz alta ayuda a los niños a comprender que un libro contiene palabras hiladas que producen historias y que éstas se representan con imágenes o figuras que son letras; los más pequeños necesitan conocer los libros mediante los sentidos: palparlos, manipularlos al interactuar y jugar con ellos; llevarlos a la boca, aventarlos, en un proceso de familiarización que desembocará en abrirlos y explorarlos por lo que contienen, no nada más por lo que son físicamente.

Será en el hogar donde esa actividad de complemente, gracias al apoyo de los padres de familia o tutores.

Una gran oportunidad de formar desde la primera infancia a futuros ciudadanos de gran potencial intelectual.


facebook.com/porfiriohernandez1969

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.