• Regístrate
Estás leyendo: Unidad mexicana
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 01:19 Hoy

Visión Social

Unidad mexicana

Pedro Miguel Funes Díaz

Publicidad
Publicidad

Acabamos de celebrar el aniversario del inicio de la independencia y, como es costumbre, vimos el despliegue de banderas y símbolos patrios en las casas, las calles y los edificios públicos y privados. Cabe preguntarse dónde se puede hallar la unidad mexicana: ¿en un mismo origen? ¿una misma raza? ¿una misma cultura? ¿una misma religión? ¿una misma historia? ¿una misma lengua? ¿un mismo gobierno?

La respuesta no es simple, porque son muchos los elementos que entran en juego. No sólo México, sino muchos países se tendrían dificultades para definir de manera unívoca la clave de su unidad. En el nuestro se puede descubrir fácilmente una gran diversidad; pero, contando con todo ello, existe también en la gran mayoría un sentido de solidaridad que confiere unidad al país, aparte de la unidad política que significa pertenecer a un mismo estado. Ese sentido tiene que ver y hunde sus raíces en esa variedad de elementos mencionados.

Ya que uno de los elementos básicos para la unidad es la cultura, podría pensarse en buscar hasta dónde llega una determinada, buscar sus límites y sus relaciones con otras; pero encontraríamos una variedad en la que tales límites son a veces cambios de tonos y no líneas definidas, mientras que en otros casos pueden ser fuertes contrastes.

Cuando se consumó la independencia uno de los ideales era la unidad. Aunque vivimos en un estado, la unidad no puede reducirse a una cuestión meramente política. La unidad de la diversidad mexicana tiene que seguir construyéndose sin anular las válidas y necesarias diferencias, pero también reconociendo los vínculos entre unos y otros, y aceptando serenamente lo que somos cada uno.

La cultura mexicana está llamada a ser una cultura llena de culturas, pero no hay que creer que la estamos apenas inventando. Los fundamentos están puestos, como siempre con luces y sombras, como sucede en la historia de cualquiera. No podemos pensar tampoco que todo está inventado, pues hoy necesitamos creatividad para los nuevos retos y saber recoger lo más valioso de cuanto hemos recibido para proyectarnos hacia un futuro mejor.

El Himno Nacional atribuye a Dios la escritura en el cielo del destino de México. Quienes tenemos fe no hemos de dejar pasar la ocasión para encomendar nuestra patria a la providencia divina, para que, apoyándonos en los principios de la libertad y la justicia, como dice el juramento a la bandera, lleguemos a ser cada vez más una nación independiente, humana y generosa.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.