• Regístrate
Estás leyendo: ¿Progresamos?
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 16:42 Hoy

Visión Social

¿Progresamos?

Pedro Miguel Funes Díaz

Publicidad
Publicidad

Hace pocos días murieron unas 25 personas, según reportaban los periódicos, en dos atentados perpetrados en Afganistán. Este año son decenas ya los actos de este tipo que golpean diversos países y comunidades en el mundo. Estos son problemas en cierto modo más notables e impactantes, aunque en realidad son la punta de un iceberg muy grande de dificultades que la humanidad enfrenta el día de hoy.

Las expectativas por un mundo mejor no se han realizado. Un tiempo hubo quien pensaba que, habiendo progresado tanto, los hombres pasaríamos a una nueva etapa. Se había cambiado la esperanza en el cielo por un sueño terrenal que sería fruto de la ciencia y la tecnología; pero los hechos muestran otra cosa. Esto nos lleva a preguntarnos en qué consiste el progreso y si éste se da necesariamente y en todos los aspectos.

Una de las características de la humanidad es su capacidad para la comunicación. Las personas no solamente se comunican con los que conviven con ellas directamente. Desde hace milenios lo que unos saben se ha transmitido a las generaciones sucesiva y ha permitido avanzar en el conocimiento de las cosas de un modo admirable. Los hombres de este tiempo no podrían haber llegado a tantos descubrimientos físicos, químicos, biológicos y de todos los otros ámbitos del conocimiento si no fuera por los aciertos y errores de las pasadas generaciones. Desde este punto de vista hemos progresado, pero ¿Se trata de un progreso sin límites y necesario?

El engaño del progreso indefinido y necesario no está en que podamos caminar más allá en el conocimiento del mundo, sino en que identifiquemos el acumular los conocimientos con el mejoramiento moral, jurídico y político. Un mayor conocimiento de las cosas no significa por fuerza mayor virtud y mayor justicia. Si gracias al avance de la tecnología hoy existen curas contra enfermedades que en el pasado causaban estragos, también es cierto que gracias a dicho avance los delincuentes poseen mejores medios para cometer sus crímenes.

El progreso científico y tecnológico es posible en cuanto que los logros acumulados son transmisibles. Las decisiones humanas sobre lo justo y lo injusto no son transmisibles de la misma manera. Podemos aprender historia e incluso aprender de la historia, pero no existe una garantía de que siempre hagamos las cosas mejor que nuestros antepasados.

Debe recordarse entonces que progresar en lo humano no puede ser determinado en última instancia por la física, por la biología u otras ciencias. Es en la búsqueda de respuestas a los interrogantes profundos de la vida que debe hacer cada generación humana, y cada persona, donde se puede progresar o marchar hacia atrás. Los cristianos pensamos que cuando la razón humana toca su culmen en este ámbito, puede abrirse a la religiosidad y encontrar todavía una motivación más profunda para colaborar en la construcción de la paz.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.