• Regístrate
Estás leyendo: Participación razonable
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 14:22 Hoy

Visión Social

Participación razonable

Pedro Miguel Funes Díaz

Publicidad
Publicidad

La participación democrática no se agota en las elecciones pero indudablemente ellas son un momento particularmente importante. Una característica qué deberían distinguir a todos los ciudadanos es la de actuar con responsabilidad social. Lógicamente esto se esperaría de modo especial en las elecciones.

Votar responsablemente significa no tomar la acción como un juego a la manera de cuándo apoyamos a un determinado equipo de fútbol o de béisbol. En realidad no se trata ni siquiera de que nuestro candidato o partido “gane”, puesto que ganar debe estar subordinado al bien del país. De hecho “ganar” no significa tampoco de por sí tener la razón. En la historia encontramos ejemplos de tristes situaciones que comenzaron con elecciones que llevaron al poder a personas que después desataron grandes catástrofes.

Actuar con responsabilidad significa en este caso considerar el puesto para el que se proponen los candidatos que, en el caso presente, no es tan solo el de la presidencia de la república, sino también son los puestos del poder legislativo. Como ciudadanos responsables tenemos que pensar ciertamente en los candidatos y los cargos para los que se proponen, en los partidos o grupos que los impulsan, en sus propuestas y en los principios en los que se apoyan.

Ciertamente las campañas acostumbran centrase más bien en impactar publicitariamente sobre el conjunto de los electores a la manera de los comerciales para vender productos. Se echa de menos la presentación seria y adecuada de los caminos qué proponen. Está claro que todos van a prometer soluciones a los problemas que más aquejan a la población, faltaría menos. Por otra parte, un recurso fácil, es el de atacar la imagen de los adversarios. El problema para el ciudadano es que no posee los medios para verificar muchas de las cosas que se dicen.

En la medida de lo posible, desde el punto de vista ético, hemos de considerar, para votar responsablemente, sopesando las diversas opciones, qué bienes podemos alcanzar, que bienes hemos de proteger, qué males necesariamente se deben evitar y cuáles se pueden tolerar.

Hay quienes piensan que su voto no sirve, que es inútil, porque la cosa depende de otros arreglos entre poderosos. Creo que efectivamente en la política hay actores que obran abusivamente, pues hasta los criminales tienen intereses políticos como lo demuestra el hecho de tantos candidatos que han sido asesinados en nuestro país, pero aún así el voto cuenta, pues de otra manera no se preocuparían tanto en captarlo los interesados.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.