• Regístrate
Estás leyendo: Calidad de la ciudadanía
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 12:27 Hoy

Visión Social

Calidad de la ciudadanía

Pedro Miguel Funes Díaz

Publicidad
Publicidad

Según el "Informe país sobre la calidad de la ciudadanía en México", del IFE, un estudio presentado el año pasado, el respeto a la ley es importante para el 53 por ciento de los encuestados, cifra que mejora el 36 por ciento en que se encontraba en 1994. Esperemos que esta cifra siga creciendo, pero en el informe se señalan también serios problemas para que se alcance un desarrollo democrático, como, por ejemplo, el trato desigual de los ciudadanos ante la ley y la ineficacia de la policía.

En nuestro país, muchos no creen que la policía contribuya a la seguridad (más de 40 por ciento) y casi nadie confía en los jueces (3.3 por ciento), de modo que la mayoría de las víctimas de algún delito no lo denuncian. Lógicamente esto incide en la participación que se desearía que los mexicanos tuviéramos en la construcción de una mejor sociedad.

La participación electoral en México es aceptable, según el informe mencionado, pero fuera de este punto la capacidad de influencia política es muy poca, además de que en otras formas de participar las encuestas dejan ver que muy pocas personas dijeron participar políticamente en algo aparte de ir a votar.

El informe propone la hipótesis de que la causa de la limitada participación política tiene que ver con la desconfianza y desvinculación de los ciudadanos entre sí y entre ciudadanos y gobierno. Un dato preocupante es que casi la mitad de los mexicanos (46 por ciento) reporta que nunca ha formado parte de asociaciones de ningún tipo.

Con motivo de este tipo de datos y otros más, cabe replantearse la necesidad de promover la creación de asociaciones de todo tipo en nuestro país, pero sobre todo de recuperar la confianza de unos con otros. La restauración de la confianza entre los ciudadanos permitiría resanar la sociedad. Esto no se puede lograr simplemente diciéndolo. El compromiso de cada uno debería ser de establecer buenos lazos con las personas con las que convivimos a diario, en el pueblo o colonia, en la escuela, en el trabajo, porque la confianza se restaura sobre los hechos, cuando nos convertimos en "prójimo" de los demás.

En relación a esto, el Catecismo de la Iglesia Católica afirma que "con el fin de favorecer la participación del mayor número de personas en la vida social, es preciso impulsar, alentar la creación de asociaciones e instituciones de libre iniciativa para fines económicos, sociales, culturales, recreativos, deportivos, profesionales y políticos, tanto dentro de cada una de las naciones como en el plano mundial. Esta 'socialización' expresa igualmente la tendencia natural que impulsa a los seres humanos a asociarse con el fin de alcanzar objetivos que exceden las capacidades individuales. Desarrolla las cualidades de la persona, en particular, su sentido de iniciativa y de responsabilidad. Ayuda a garantizar sus derechos".

En otras palabras, en México necesitamos urgentemente ser capaces de colaborar con los demás, confiar unos en otros sobre bases reales y así entrar en un proceso de socialización (que no tiene que ver con "socialismo") en el que proponiendo o apoyando las buenas iniciativas logremos que el país sea verdaderamente solidario y democrático.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.