• Regístrate
Estás leyendo: Por una ciudadanía libre
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 08:56 Hoy

Columna de Pedro Ferriz de Con

Por una ciudadanía libre

Pedro Ferriz de Con

Publicidad
Publicidad

Entre los políticos hay una máxima: matemos la esperanza ciudadana para seguir en el poder. Sin embargo, está probado que en el ser humano lo último que muere es el empeño por conseguir lo que se quiere.

Más que la esperanza, los mexicanos hoy estamos convencidos de que las cosas pueden cambiar, pero no con los políticos de siempre y sus partidos, sino con acciones donde denunciemos las injusticias, los abusos de poder, los obstáculos para desarrollarnos plenamente.

Por eso, la semana pasada acudí al INE para solicitar que se retirara un acuerdo que nos obstaculiza a los ciudadanos para debatir nuevas ideas y denunciar a quienes nos han hecho un daño incalculable.

Fue una protesta, ante la intentona de los consejeros electorales de meternos a los ciudadanos, que aspiramos a participar en democracia, en la misma bolsa con los políticos de siempre y como si fuéramos integrantes de los partidos que los eligieron a ellos para estar al frente de INE.

Según los consejeros, los aspirantes —figura que no está contemplada en la ley, solo existe la de “aspirante a candidato” y es cuando el INE le otorga una constancia para buscar las firmas que necesita para alcanzar la candidatura— debemos comportarnos como aquellos políticos que tienen cargo público o que forman parte de los partidos que rechazamos. Nos amarran las manos como si tuviéramos de dónde agarrarnos.

Nos prohíben aplicar estrategias en redes sociales con aportaciones modestas, como si tuviéramos los mismos recursos que secretarios de Estado, presidentes nacionales de partidos, gobernadores en funciones o ex gobernadores, quienes sí utilizan y han utilizado, desde hace años, miles de millones de pesos de nuestros impuestos. A ellos, nunca los han detenido pero ahora buscan poner un supuesto piso parejo, que no es más que un cancha dispareja, donde de un lado, el de los políticos es verde y bien cuidada; mientras que el de los ciudadanos es llanera, de tierra y con hoyos.

Ante esa decisión me inconformé y estoy seguro que los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación echarán abajo esos lineamientos y permitirán que los ciudadanos contemos con la libertad de expresión consagrada en la Constitución.

Del INE solo espero sensatez, espero un instituto con consejeros ciudadanos y no consejeros representantes de partidos en un oficio de supuestos ciudadanos.

Espero que el órgano electoral honre a 122 millones de mexicanos y no a un piquete de políticos que están esperando respuestas a modo; espero un instituto probo que tenga la facultad y la capacidad de algo que se obtiene muy sencillamente: que es neutralidad.

En el INE y a menos de un mes de que empiece la elección del 2018, debemos tener consejeros que representen a los ciudadanos y no a los partidos políticos, que no estén haciendo carrera política para después incorporarse en puestos de partidos que están representando.

Espero que echen abajo estos lineamientos que coartan la libertad de expresión y el libre debate de ideas y no pongan más obstáculos a la ciudadanía, porque de no hacerlo ahora si deben de escuchar la voz de la gente que ha pedido sus renuncias.

Si iniciamos el proceso electoral con estos lineamientos, lo único que estará haciendo el INE es proteger los intereses de los partidos políticos y matando la democracia. De ante mano, una vez lograda la candidatura independiente, todos los que participemos lo haremos respetando las reglas del juego.

Hoy estoy levantando la voz para que luchemos todos Juntos por México. Hagámoslo sin demora.

*Aspirante independiente a la Presidencia de la República.
#JuntosporMéxico
#Poderparahacer
@PedroFerriz.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.