• Regístrate
Estás leyendo: Pésima movilidad urbana
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 22:57 Hoy

Tribuna

Pésima movilidad urbana

Pedro Elizalde

Publicidad
Publicidad

La movilidad en la zona conurbada se encuentra ya a nivel de estrés, y eso que la obra del Paso Inferior San Pedro apenas comenzó su segunda semana de los cinco meses que, según la versión oficial, durará su construcción.

Los habitantes de la orgullosa región sur de Tamaulipas, con apenas una avenida decente (10 carriles de amplitud) en su continuación de sur a norte, vivieron el martes una mañana de olvido.

Un microbús protagonizó un accidente que cerró por minutos la que de manera rimbombante llamamos Avenida Universidad, y que no es otra cosa que una calle en la que se tolera ocupar un carril por cada lado para estacionarse.

Por cierto, la Universidad es un eje vial que se conecta a la Avenida Hidalgo para llegar del norte al centro de Tampico, que para ello se complementa con la Ayuntamiento, otra calle o avenida que además de permitir estacionarse, tiene la particularidad de varias vueltas a la izquierda; y por si no fuera suficiente también está bloqueada por otra obra pública, el interminable hidrotúnel de la colonia Martock.

Así andamos por estos días en movilidad urbana en la que también aspira a ser Zona Metropolitana del sur de Tamaulipas y norte de Veracruz, todo esto con el gran evento comercial de todo el año en puerta, como lo es el Buen Fin.

La tolerancia que se tiene con el servicio de transporte público es un tema aparte; pero con el estrangulamiento de la única avenida más o menos fluida que tiene la zona que es joya turística de Tamaulipas, las omisiones que se cometen en su regulación hacen que los problemas de movilidad alcances niveles pocas veces vistos.

Tras el accidente del microbús de pasajeros, con saldo de cuatro lesionados y daños materiales en el patrimonio personal de al menos tres personas, se conoce que falta de pasar la revista mecánica casi un millar de unidades que prestan el servicio público de movilidad urbana.

Muy probablemente el vehículo que provocó el accidente era uno de esos que no alcanzó a la revisión; lo contrario, que sea uno de los más de mil avalados, sería de escándalo.

Mientras que el contar con un servicio de transporte público digno alcanza el interés de los responsables de proveerlo, algo que no es muy rentable políticamente, a los usuarios y a los que no pero contribuyen con su pago de impuestos, no nos queda más que encomendarnos a la ayuda del Ser Superior que todo lo puede, cargarnos de mucha paciencia, y revisar perfiles de psicólogos, por aquello del estrés por tanto caos vial.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.