• Regístrate
Estás leyendo: El PAN sin democracia
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 09:53 Hoy

Tribuna

El PAN sin democracia

Pedro Elizalde

Publicidad
Publicidad

Sobre la orfandad en la que entra el Partido Revolucionario Institucional (PRI) a partir del 1 de octubre en Tamaulipas, se plantean escenarios que encajan en esa realidad inevitable que está por venir.

Un tema muy comentado se refiere a su nuevo liderazgo, inminente también ante la salida de Rafael González Benavides para convertirse en diputado local, así como la postura que asumirá, ahora por primera vez como oposición, algo que deberá empezar por aprender a serlo.

Un sector del priismo tamaulipeco exige que tras la confianza que les fue retirada en las urnas por la sociedad, el momento obliga a una transformación profunda, a sacudirse la pereza, tomar en cuenta todas las voces, y salir fortalecidos de esa reflexión.

Esos mismos soñadores piden que el próximo dirigente priista tamaulipeco salga de una elección directa de sus militantes o de un acto en el que todos tengan decisión, democrática les gusta llamarle.

Pero a juzgar por lo que se ve, en el PRI esos llamados de reconstrucción no se les toma en cuenta, eso que llaman democratización no se les da, lo que no es exclusivo de los priistas.

Ahí está el ejemplo del partido que ahora será gobierno en Tamaulipas, con la renovación de su dirigencia que está por darse. Solo una fórmula acudió a registrar su deseo de ser dirigentes.

Se trata del diputado local con licencia Francisco Elizondo e Ismael García Cabeza de Vaca, el hermano del gobernador electo, una propuesta a la que nadie del panismo tamaulipeco dice que no, todos alineados, al menos de dientes para afuera.

¿En serio a nadie más le interesa dirigir su partido? Todo apunta a que no. Lo que hace recordar aquellas nominaciones del priismo a las que todos se alineaban levantando la mano para estar de acuerdo, parece que este modelo se repite en las demás instituciones políticas.

En la “democracia moderna” se opta por evitar heridas que nunca terminan de cerrar. Ahora se usan encuestas para que el mejor posicionado sea candidato, como el proceso del que salió el ahora gobernador electo.

Aquel panismo que elegía abanderados con elecciones internas a más de una opción de candidatos, y a la vez señalaba el antidemocrático dedazo del partido de enfrente, ya es historia. Insisto, el PAN tuvo que aprender del creador del juego para dejar de ser segundón.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.