• Regístrate
Estás leyendo: ¿Estamos, ‘Kimosabi’?
Comparte esta noticia

El desafío del pensar

¿Estamos, ‘Kimosabi’?

Paulina Rivero Weber

Publicidad
Publicidad

¿Recuerdan a Toro, el indio navajo que acompañaba al llanero solitario en todas sus incursiones llamándolo kemo sabe? Supuestamente esa expresión significa en navajo "amigo verdadero". Algunos también recordamos que el origen de su popularidad en la cotidianidad mexicana; viene de un anuncio comercial en el que cuando dichos personajes se veían rodeados por indios, el llanero solitario exclamaba: "Hay muchos indios Toro: ¡Estamos perdidos!" y Toro respondía: ¿Estamos, Kimosabi?

Desde entonces ese dicho denota aquel asunto que no incumbe a todos, sino a uno, y por lo mismo el responsable del evento, sea éste positivo o negativo, no es una comunidad, sino una persona. Y así es; la responsabilidad ética y bioética, que va de la mano de la libertad, atañe a aquel que genera el acto en cuestión.

El día de ayer supimos de un violento encuentro racial en Charlottesville, Virginia. La marcha original había tomado el nombre "Unir a la derecha" y en ella participaba David Duker, quien fuera líder del Ku Klux Klan, para darnos una idea. Por otro lado, otros manifestantes antirracistas coreaban consignas contra dicha secta y contra el racismo, cuando fueron embestidos por el auto de un joven de veinte años que los golpeó al parecer más de una vez. Hasta donde recuerdo en otros países a eso se le ha llamado, correctamente, "terrorismo". En este incidente no se habla de terrorismo sino de odio racial (que es lo que sustentó este acto terrorista) y Trump ha preguntado públicamente: ¿Qué estamos haciendo mal?

La pregunta movería a la risa si no fuera porque esconde la tragedia que todos conocemos: el vecino del norte tiene por presidente a un individuo con demasiados defectos, que juntos son un peligro. No solo es un loco racista; también es un cínico. Después de llegar a la presidencia azuzando el racismo en su país, comienza a cosechar los frutos de la estupidez de haber despertado al monstruo semidormido del racismo norteamericano. Y ahora se pregunta: ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Es en serio?

Con justa razón los norteamericanos que no votaron por él podrían responderle a Trump lo mismo que Toro respondía en el comercial: ¿Estamos, Kimosabi?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.